El frío perdurará en Cuenca por lo menos 15 días más

Por lo menos en junio, las temperaturas bajas continuarán siendo un problema en la ciudad.

1042
Varias zonas de El Cajas se congelaron por las bajas temperaturas.

Según los registros de la empresa municipal ETAPA EP, desde hace por lo menos 30 años, en Cuenca no se han registrado sensaciones térmicas tan bajas: la madrugada de ayer, la sensación del ambiente fue de 0 grados, mientras que en el Parque Nacional Cajas (PNC), la sensación térmica estuvo entre los -9 y -10 grados.

Para Paul Vintimilla, experto y analista técnico de recursos naturales de ETAPA EP, el frío se continuará sintiendo con mucha más fuerza por los siguientes 15 días, ya que la transición del período lluvioso al seco se ha prolongado.

En la zona oriental, los vientos están chocando muy fuerte con la cordillera, y en este caso, en Cuenca, se concentra un gran cantidad de nubosidad. Esto provoca que no pasen los rayos de sol, y esto a su vez provoca los fríos extremos”, explicó Vintimilla.

En Cuenca, en los últimos días la temperatura no ha superado los 14 grados, y la sensación térmica se ha mantenido entre los 8 y 9 grados. El frío se siente aún más en el Cajas, y las temperaturas son bajísimas, tanto así que el sábado pasado un radar de lluvias de ETAPA EP se congeló y los postes y sus cables de luz que lo alimentan cayeron.

El radar, en el 2017, ya se había congelado, pero este año la situación empeoró porque se congelaron sus transformadores. Ahora los técnicos deberán esperar a que las temperaturas aumenten y la máquina se descongele para conocer su situación.

El radar de lluvia se congeló el fin de semana

Consecuencias
Desde que se sienten las temperaturas bajas, por lo menos en Cuenca, varios negocios se han “beneficiado”. Las cafeterías céntricas cuentan con más visitantes, las empresas compran calefactores eléctricos y los comercios de chompas y ponchos de lana han notado un aumento en sus ventas.

Por ejemplo, ayer, en la plaza San Francisco, por lo menos unas 50 personas se pasearon por las casetas donde se oferta ropa. En algunos casos, compraron bufandas, guantes y ponchos. Los extranjeros, que suelen usar sus casacas impermeables, a más de ellas, usaron las clásicas chompas tejidas que las adquirieron a los comerciantes otavaleños.

En otros días no hay mayor actividad. No vendemos. Pero desde que hay frío, si ha venido un poco más de gente. Lo que más preguntan son los ponchos. Otros compran los guantes porque hace demasiado frío”, dijo Luz María Cando, vendedora de la plaza San Francisco.

En la Plaza de San Francisco, varias personas han optado por adquirir ponchos para el frío.

Los que viven en Cuenca deberán, por lo menos estos días, buscar una manera de acostumbrarse al frío, ya que además de ello, se esperan fuertes vientos y lluvias esporádicas que menguarán de a poco, según pronósticos de ETAPA EP, hasta que llegue el sol, tentativamente en agosto. (AWM)-(I)