24 horas dura el curso para manejar una moto

Haber culminado el nivel de educación básica es un requisito

2052
Las motocicletas deben ir en la mitad del carril y estar a cierta distancia que sea visible para el resto de vehículos.

Recibir una instrucción teórica y práctica es clave para evitar accidentes de tránsito.

En lo que va del año, en Cuenca, se han registrado 116 motocicletas involucradas en siniestros, de los cuales resultaron 125 personas lesionadas y cuatro fallecidos, según datos de la Empresa Municipal de Movilidad (EMOV EP).

La motocicleta es considerada como el vehículo más frágil en el sistema de movilidad, por lo que se recomienda cumplir ciertos requisitos para usarla.

Patricio Arteaga, presidente de la Escuela de Conducción Practi Car, dice que el motociclista debe aplicar dos componentes: instrucción para manejo y respeto en la vía. “Al ser un vehículo rápido y accesible por su bajo costo, muchas personas acceden a ello incluso varias empresas dan el servicio de entrega mediante las motos. Esto genera que no se respete las normas de tránsito y por llegar a tiempo no respetan a otros vehículos”, manifiesta.

Practi Car, al ser la única escuela autorizada para enseñar a conducir motocicleta, tiene una capacidad de hasta 30 alumnos que es lo permitido por la Ley de Tránsito. De este número, en temporada baja, llegan hasta 18 alumnos, entre hombres y mujeres, lo que genera preocupación ante la cantidad de motos que hay en las calles.

La instrucción dura 24 horas divididas en 14 horas para teoría y 10 horas en práctica. Los alumnos conocen a fondo sobre Educación Vial, Leyes de Tránsito, Normativa de Psicología, Primeros Auxilios y Mecánica. El costo de la escuela es de 125 dólares.

Uno de los requisitos indispensables es que el aspirante haya culminado la educación básica, lo que dificulta a la mayoría de quienes quieren obtener la licencia de conducir. “Desde que se impuso ese requisito varias personas no acceden a la instrucción y optan por conducir sin conocimientos, lo que sería una causa más que lleve a los accidentes”, observa Arteaga.

Para Francisco Tacuri conducir moto es riesgoso porque no tiene la protección que ofrece un auto y considera que debe existir un respeto por parte de todos los conductores. “Algunos creen que por ser una moto es intocable y pueden rebasar, causando temor al chofer del auto o que se impacte con otro por esquivarla. Debemos tener una cultura y saber que todos tenemos el derecho de conducir con tranquilidad”, expresa.

En el Azuay, el ECU-911 atendió 3.202 accidentes de tránsito hasta mayo y solo en Cuenca registraron 2.738. Según la EMOV EP, en el 2018 hubo 260 accidentes de moto, 291 heridos y ocho fallecidos dejando en constancia que existe un alto índice de impericia en la conducción de este tipo de transporte. (OEM)-(I)