Taita Pachacámac

Nicanor Merchán Luco

287

El pasado día viernes 21 los pueblos y nacionalidades indígenas de los andes ecuatorianos y peruanos bajo la cosmovisión andina celebraron la fastuosa fiesta del Inti Raymi recordando el culto a Taita Pachacámac, creador de la tierra, quien estaba cercano al dios sol, al dios Inti, por el que se construyeron cientos de adoratorios en el imperio inca; todos estos centros religiosos dedicados a la oración se constituyeron en un lugar sagrado, como el que existe en Pumapungo o Ingapirca en donde se construyó el coricancha o sala de oro, con sus paredes recubiertas de láminas de oro.

Ahora, aquí el prefecto ha reeditado la fiesta del Inti Raymi para adorar al dios Pachacámac en una ceremonia religiosa, en una acción de agradecimiento por su capacidad creadora le ofreció ofrendas elaboradas por las manos de nuestros artesanos y las frutas y productos que produce ahora la tierra en nuestra región, por ser el salvador de los antepasados. En su primera parte al amanecer se ofreció un ritual de adoración en culto al dios Inty y taita Pachacámac, para esto los taitas y mamas, sacerdotes y sacerdotisas y decenas de practicantes de la cosmovisión andina ofrecieron sus oraciones en este singular acto.

La fiesta más grande que celebra el mundo andino está por venir en el mes de diciembre, esta solemne fiesta también con seguridad será celebrada aquí en Pumapungo. En las fiestas del Raymi siempre se ofrendaba al padre constructor de la tierra los frutos que ella produce, se le agradecía por la vida, por el agua que fecundaba la madre tierra, por el regalo que la Pachamama nos prodiga. Esta fiesta entonces no es solo de bailes y danzas sino que, sobretodo, es una celebración religiosa para agradecer al padre y a la tierra por bendecirnos y darnos la vida. (O)