Marcha “pro familia” une a miles de ecuatorianos

908
Miles de personas participaron ayer en el Puerto Principal en marcha contra el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Cortesía

Manifestación en Guayaquil critica fallo de Corte que faculta el matrimonio igualitario.

Con una audiencia de juzgamiento simbólica a los jueces de la Corte

Constitucional que aprobaron el matrimonio igualitario, inició ayer la marcha a favor de la familia tradicional que se realizó en Guayaquil.

Con pancartas como “No al paquetazo contra la vida y la familia”, “Solo el matrimonio entre hombre y mujer está permitido por la Constitución”, “Desde siempre y hasta siempre por el orden natural”, “La familia desde siempre”, miles de personas recorrieron el trayecto desde el parque Centenario, por la 9 de Octubre, hasta concentrarse en el malecón Simón Bolívar, todo en el centro de la ciudad.

Steven Neira, de la Asociación Civil Frente Joven, acudió a la convocatoria porque considera que los jueces de la Corte Constitucional violentaron la Constitución al reformarla sin la aprobación de todo el pueblo y sobre todo porque, a su criterio, se está vulnerando el derecho de los niños.

En la capital hubo poca concurrencia y se pospuso la manifestación para la próxima semana.

“Nosotros, los jóvenes estamos preocupados, porque somos los siguientes que vamos a formar las familias, por nuestros hijos, nuestros nietos, hemos venido aquí, para exigirle al Presidente de la República que nos escuche y pedirles a esos jueces que, por dignidad, renuncien a su cargo, la familia es un diseño original, hombre, mujer”, dijo Neira.

Con esta visión concuerda Martha Villafuerte, de la Red Familiar, quien señaló que no están discriminando, “estamos caminando juntos y exigiendo que bajo las garantías constitucionales se legisle por una familia”, dijo.

Según Villafuerte, lo que le convocó a asistir fueron los tres atentados de la Corte Constitucional contra la familia. “Desde el año pasado han golpeado a la familia, primero fue la jueza Pamela Martínez que dictó una sentencia que da libertad sexual a los adolescentes, este año fueron dos sentencias con las que los jueces se pasaron encima de la Constitución y de 137 asambleístas, que son a quienes les compete velar por todos los ecuatorianos, sin embargo, a estos cinco jueces no les importó”, señaló.

Para Héctor Yépez, asambleísta del movimiento CREO (una de las personas que lideró la marcha), la reforma a la Constitución que permitió el matrimonio civil igualitario solo se podía realizar tras una consulta popular o con la instalación de una Asamblea Constituyente.

Por su parte, Luis Cabrera, arzobispo de Guayaquil, quien afirmó que hablaba en nombre del papa Francisco, también se inclinó por la realización de una consulta popular y afirmó que con lo decidido “con irregularidades por la Corte Constitucional se pone en riesgo a la familia”. (ASM)-(I)

Sin acogida en Quito

Los grupos a favor de la familia tradicional también se convocaron ayer en Quito, el encuentro estaba establecido a las 10:00 en la Tribuna de los Shyris, norte de la ciudad, desde donde marcharían hasta las instalaciones de la Corte Constitucional. Pero solo llegaron unas 30 personas. Los organizadores señalaron que la marcha se realizará la próxima semana.

María Ballesteros, del colectivo Guerreras Pro Familia, afirmó que la Constitución ecuatoriana reconoce el matrimonio entre hombre y mujer y que lo decidido por la Corte Constitucional vulnera los derechos sobre todo de los niños. Con ella coincide Raúl Mora, de Unidad Ciudadana, quien señaló que se está afectado a los más débiles, que son los niños. ”No podemos permitir que nuestros hijos tengan esta alternabilidad conceptual y psicológica”, afirmó. (I)