Fanatismo y falsas contradicciones

Carlos Castro Riera

192

El fanatismo y las falsas contradicciones ocultan y no permiten analizar con objetividad los fenómenos sociales. Se pretende dividir a la ciudadanía entre los provida y los promuerte, abortistas y no abortistas, defensores y enemigos de la familia y del matrimonio entre un hombre y una mujer.
El fanatismo religioso es perverso, en nombre de Dios se han cometido las peores persecuciones, crímenes y las guerras más crueles, detrás de lo cual estuvieron intereses políticos y económicos, la más vil hipocresía y fariseísmo. El mensaje cristiano de amor al prójimo quedó al lado. El Dios de la vida estuvo ausente en las mentes fanáticas y llenas de odio.
La vida, no hay duda, y no solo la humana, es la verdad radical del universo como decía Ortega y Gasset, pero existen circunstancias que legitiman la interrupción del proceso de gestación y ese no es un tema religioso, como no lo es comprender que las transformaciones de la sociedad a lo largo de la historia de la humanidad han determinado cambios en los tipos y sistemas de familia y hasta en las mismas concepciones del amor y la sexualidad humana.
Pretender comprender las relaciones del género humano en el pasado con los paradigmas de hoy, es un absurdo, de la misma forma que tratar de entender los fenómenos de la dinámica social actual, aferrándose a visiones del pasado. Las mismas iglesias y las religiones han cambiado, y también la inquisición tiene nuevo rostro en la postmodernidad, la globalización y el neoliberalismo.
Los ordenamientos jurídicos y la jurisprudencia también han sufrido modificaciones resultado de nuevas realidades tecnológicas, sociológicas, culturales y la información dada por la ciencia lo cual se expresa también en la evolución de los derechos humanos. Por ello la ONU la OEA han recomendado a los Estados la incorporación de mecanismos jurídicos de protección de aquellos grupos humanos víctimas de prejuicios y discriminaciones por situaciones derivadas de indeterminaciones sexuales, orientación o identidad de género, temas que deben ser analizados a la luz de lo que dice la biología, la genética, la psicología y más ciencias, alejando los fanatismos medievales, elevando el nivel del debate social y en el marco del respeto a la dignidad humana. (O)