El debut de Ecuador en la Copa América: crisis, autocrítica y repliegue

Las dudas que traía la 'Tricolor' a la Copa América se transformaron en una crisis tras la goleada recibida ante Uruguay, un 4-0 que generó una rápida autocrítica del seleccionador Hernán Darío 'Bolillo' Gómez y que anticipa un esquema ecuatoriano replegado el resto del torneo.

355
El árbitro Anderson Daronco (c) sanciona con tarjeta amarilla a Eduar Preciado de Ecuador durante el partido Uruguay-Ecuador del Grupo C de la Copa América de Fútbol 2019, en el Estadio Mineirão de Bello Horizonte, Brasil. EFE/Paulo Fonseca

Si el entorno que rodeaba a la selección ecuatoriana desde su llegada a Brasil dejaba entrever cierta desconfianza en esta segunda etapa del ‘Bolillo’, el técnico que les llevó a su primera participación histórica en un Mundial en 2002 y que retornó a los mandos del plantel en agosto de 2018, desde el seno de la selección transmitían lo contrario.

Confianza en sus posibilidades, en sorprender a Uruguay o al menos pelearle el partido, e incluso alguna declaración pública de aspiraciones a tener un papel destacado en la Copa América se pudieron escuchar durante los días en los que Ecuador se preparó en Belo Horizonte para su estreno en el Mineirao.

Esa misma lógica dejaba entrever el planteamiento táctico del partido, con un centro del campo con dos pivotes más creativos que de contención, Jefferson Orejuela y Jefferson Intriago, dos jugadores profundos en las bandas, Antonio Valencia y Ángel Mena ejerciendo de enganche para buscar al punta Enner Valencia.

“La nómina no era para replegarse, sino para jugar al fútbol. No sé si era atrevido salir tan abierto, pero mi intención era poner jugadores para jugar al fútbol”, explicó tras el encuentro ‘Bolillo’ Gómez.

La intención se quedó en eso, intención, porque Uruguay no tardó ni diez minutos en acogotar a Ecuador, empujarla contra su portería y anotar el primer tanto, obra de Nico Lodeiro con un sombrero a José Quintero y generado por un balón que Luis Suárez ganó con astucia al central Arturo Mina para asistir al goleador.

Ecuador no se encontró en ningún momento con el balón y fue superado por las bandas, especialmente por la derecha del ataque ‘celeste’, por donde Martín Cáceres y Nahitán Nández entraron como cuchillo en mantequilla una y otra vez.

Para colmo de males, la expulsión de José Quintero por un codazo en un salto con Lodeiro al que le provocó un corte, desequilibró del todo el encuentro, ya que con un jugador menos poco se podía hacer. ‘Bolillo’ renunció a su enganche, Mena, para introducir a un lateral, Pedro Velasco, y dejar a Enner como un islote en el ataque.

Con el 3-0 al descanso, para Ecuador comenzó un nuevo partido: el de evitar un sonrojo histórico. “Les dije al equipo en el descanso: dejemos el segundo tiempo en 0-0, y casi lo logramos”, explicó ‘Bolillo’. Solo un autogol de Arturo Mina impidió que lo cumplieran, aunque Uruguay bajó bastante el ritmo con el partido sentenciado.

Al preparador colombiano, que no dudó en reconocer que jugaron “muy mal”, le compete ahora recuperar anímicamente al equipo y tomar las decisiones a seguir para mejorar la imagen dada ante Uruguay, que por lo analizado tras el encuentro, pasan probablemente por el paso a un planteamiento más defensivo.

“Cuando un equipo juega tan abierto, lo que más sufre es la defensa. Todavía Ecuador, por el proceso que está viviendo y el recambio no es un equipo para salir a dar la cara con tanto espacio, tenemos que ser un poco más prudentes. Recibí críticas por haber hecho otras veces un 4-1-4-1 y hoy lo extrañé”, dijo ‘Bolillo’.

Independientemente de los nombres que figuren en ese esquema en su próximo partido contra Chile el viernes en Salvador de Bahía, en el que no podrá estar el lateral José Quintero por la expulsión y probablemente cambien piezas en la defensa y el centro del campo, lo que está claro es que será un esquema más resguardado.

Más aún porque se enfrentarán al que es el vigente campeón de la competición, un país “rico” en lo futbolístico según el seleccionador de Ecuador.

“Nosotros somos los pobres. Cuando uno es pobre no va a frentear al rico en su casa. Ecuador tiene la manera de ser más prudente y tener sus oportunidades”, sentenció.

¿Será suficiente la autocrítica y el repliegue para mejorar la imagen de Ecuador? Las próximas dos jornadas darán la respuesta para un equipo y un seleccionador que tienen tras de sí al éxito de la selección sub-20, tercera del Mundial de su categoría hace unos días. Su éxito hace plantearse a los aficionados ‘tricolores’ por qué tanta diferencia entre uno y otro combinado. EFE