Investigar a las autoridades

160

Las últimas denuncias sobre financiamiento ilegal de las campañas electorales, deberían generar una investigación a fondo, no solamente de esos hechos sino también de las autoridades de esa época. La Fiscal actual cumple con su deber al haber iniciado las investigaciones respectivas y haber pedido en varios casos la detención de algunos de quienes están siendo investigados. Contraloría está igualmente cumpliendo con su deber y en los dos casos hay una diferencia abismal entre las actuales autoridades de esas dos instituciones y aquellas que en la década del correísmo fueron cómplices o encubridores.
Quienes integraron el Consejo Nacional Electoral y quienes ejercieron la Fiscalía en la década del régimen de Rafael Correa, tenían la obligación de detectar lo que ocurrió e iniciar los procesos correspondientes. Pero, eso no ocurrió. En el caso de la Contraloría ejercida por Carlos Pólit nada podía esperarse pues el país conoce con lujo de detalles los niveles de corrupción que protagonizó quien fue electo y reelecto con máximas calificaciones por el famoso Consejo de Participación Ciudadana que se supone-además-debía controlar la corrupción.
Los últimos datos que ha logrado Fiscalía hablan de complicidades en esa institución. Un alto funcionario de Fiscalía fue delegado por el Fiscal Baca para investigar en Brasil los sobornos de Odebrecht. Viajó y nada concreto salió de ese periplo. Hoy se sabe que ese funcionario fue uno de los que habría recibido los dineros de esa Compañía para financiar la campaña electoral. Con esos niveles de corrupción, es fácil entender los niveles de descomposición a los que llegó el país. Hoy es un imperativo investigar a fondo al Consejo Nacional Electoral y a los Fiscales generales que de acuerdo a las denuncias posibilitaron que ocurran los hechos denunciados.