Acusan a cuatro personas más por el escándalo del petróleo ruso contaminado

168

Las autoridades rusas han acusado a cuatro personas más en el escándalo del petróleo ruso contaminado en el oleoducto Druzhba, que transporta el crudo a través de Bielorrusia a Europa y que ha estado parado durante casi dos meses.

El portavoz de la operadora de oleoductos Transneft, Ígor Demin, señaló a la agencia Interfax que se trata de jefes y jefes adjuntos de diferentes departamentos y de un ingeniero de la empresa.

El pasado viernes un tribunal de distrito de la ciudad rusa de Samara les puso bajo arresto domiciliario hasta al menos el 30 de junio.

Otras cuatro personas se encuentran encarceladas por el escándalo y para dos más se ha emitido una orden internacional de detención.

Todos están acusados de malversación de fondos de al menos 1 millón de rublos (13.642 euros o 15.430 dólares) como parte de una comunidad delictiva organizada.

El crudo ruso estaba contaminado con una alta concentración, de hasta 300 partes por millón, de cloruros orgánicos, utilizados para mejorar la producción del petróleo.

Estos componentes de aditivos y disolventes, en el caso de no ser eliminados, pueden convertirse durante el proceso de refinado en ácido clorhídrico o cloruro de amonio, y dañar las refinerías.

Bielorrusia fue el primer país que detectó la presencia de crudo contaminado en el ramal norte del oleoducto Druzhba el pasado 19 de abril, y optó por cortar el flujo, decisión a la que se sumaron Polonia y Alemania, y posteriormente Eslovaquia.

El oleoducto Druzhba parte de la ciudad rusa de Samara y llega a la bielorrusa de Mozyr, de donde parten dos ramales: uno pasa por Polonia, Alemania, Letonia y Lituania, y otro llega a Ucrania, Eslovaquia, la República Checa, Hungría y Croacia.

Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, Eslovaquia y Hungría establecieron el 26 de abril pasado un programa para eliminar el petróleo contaminado de todos los tramos del oleoducto.

Desde el pasado día 9, el transporte de petróleo ruso a todos los nudos de suministro a través del Druzhba está restablecido, según Interfax.

El consorcio estatal bielorruso Belneftekhim indicó hoy que quedan alrededor de 760.000 toneladas de petróleo contaminado de las 1,3 millones de toneladas iniciales en el oleoducto y las reservas en territorio de Bielorrusia.

“Las medidas de la hoja de ruta se están implementando en etapas para reemplazar el petróleo de baja calidad en Bielorrusia, lo que reduce las pérdidas”, afirmó.

Belneftekhim ha enviado al Ministerio de Energía de Rusia una evaluación preliminar de las pérdidas, si bien no informó de la cantidad que reclama.

El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, estimó que Minsk ha perdido “cientos de millones de dólares” por el incidente.

Los daños provocados a la economía bielorrusa ascienden a unos 100 millones de dólares, según ciertas estimaciones.

El cierre de este oleoducto le cuesta a Rusia alrededor de 1.000 millones de dólares, sin contar las multas por demora en la entrega, otros costes de carácter legal y los gastos para dar una solución técnica al problema, pero el ministro de Energía, Alexander Novak, ha dicho que las compensaciones superarán 100 millones de dólares.

Transneft por su parte ha reiterado su disposición a un acuerdo extrajudicial con los afectados del escándalo en el marco de los contratos firmados para el transporte del petróleo.

El vicepresidente, Rashid Sharipov, dijo en una teleconferencia este martes que espera que todas las reclamaciones para el pago de indemnizaciones estén acordadas en dos o tres meses. EFE