Muestra llega a Quito para resaltar la versatilidad del pintor Salvador Dalí

1165
QUI01. QUITO (ECUADOR), 05/06/2019.- Público observa este miércoles dos series poco conocidas de grabados realizados por el genio surrealista Salvador Dalí durante su exposición en el Centro Cultural Metropolitano, en Quito (Ecuador). En total se presentarán 37 grabados que elaboró el artista entre 1970 y 1971 y que corresponden a sus colecciones "Las cenas de Gala" y "Los sueños caprichosos de Pantagruel", gracias a la colaboración de la Embajada de España en Quito y de la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber), dueña de las obras. EFE/José Jácome

Dos series poco conocidas de grabados realizados por el genio surrealista Salvador Dalí llegaron a Quito para ser expuestas desde este miércoles en el Centro Cultural Metropolitano de la capital ecuatoriana, para mostrar también la versatilidad del pintor catalán.

En total se presentarán 37 grabados que elaboró el artista entre 1970 y 1971 y que corresponden a sus colecciones “Las cenas de Gala” y “Los sueños caprichosos de Pantagruel”, gracias a la colaboración de la Embajada de España en Quito y de la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber), dueña de las obras.

Según el consejero cultural de la misión diplomática española, Ignacio Garrido, esta muestra tiene el “valor intrínseco” del trabajo del propio Dalí y son un reflejo de la idea que se tiene de él como “genio surrealista”.

Para la directora ejecutiva de Funiber en Ecuador, Karina Chávez, estas dos colecciones, que llegan a Quito tras haber sido expuestas durante un mes en el Museo Municipal de Guayaquil (sudoeste), “son muy particulares porque no son quizás tan conocidas como otras, pero tienen detrás una historia muy importante”.

En concreto -dijo-, “Las cenas de Gala” es una colección de doce grabados con los que Dalí “hablaba de los lujos y de lo pomposo que eran las cenas” en el restaurante parisino Maxim’s, adonde solía acudir con su esposa, Gala.

“Ellos daban unas cenas muy exageradas, muy pomposas, y él quiere, a través de la ayuda de los cocineros de este restaurante, tratar de exaltar de manera distinta la imagen original” de las fotografías que los chefs sacaban de las recetas, explicó.

En lo que respecta a “Los sueños caprichosos de Pantagruel”, el artista catalán busca desarrollar una especie de “deformación o exaltación” de las obras originales a las que se refiere, que tienen que ver con un clásico de la literatura francesa escrita por Rabelais, en la que se describía la metamorfosis que sufrieron diversos personajes tras la ingesta de unos nísperos gigantes.

Las dos colecciones podrán ser visitadas hasta el 28 de junio, cuando partirán hacia la ciudad de Cuenca (sur), para luego regresar a Guayaquil y terminar su periplo por Ecuador en Loja (sur).

Otro de los aspectos que quiso resaltar el consejero cultural de la Embajada española es el hecho de que estas 37 obras sean grabados.

“Es un arte, diríamos, de extrema dificultad en sus diferentes modalidades de serigrafías, litografías, grabados, en el que se necesita dominar no solo la creación artística, sino también la técnica adecuada”, explicó Garrido, quien resaltó lo prolífico de esta expresión cultural entre los artistas españoles como Francisco de Goya o Antonio López.

Y agregó que la Cooperación Española ayuda a la Estampería Quiteña en materia de logística pero también de formación.

Junto con esta colección de Salvador Dalí, el Centro Cultural Metropolitano también estrenó este miércoles una muestra en conmemoración de los 45 años de trayectoria de la reconocida bailarina y coreógrafa Susana Reyes, que se titula “En el sendero de la danza”.

Esta muestra reúne fotografías, vídeos, vestuarios y otros documentos que se convierten en memoria y clara evidencia del aporte artístico, social y cultural brindado por esta creadora a Ecuador. EFE

ca/fa/cfa