Por la hazaña

Luis Ochoa Maldonado

335

En momentos de beneplácito como en otros logros deportivos, son de las pocas cosas que nos unen, en un solo anhelo, mientras se desarrolla la competencia, luego no faltan comentarios favorables en las conversaciones familiares, de oficina, en la prensa en general cuando se escucha a nivel mundial el nombre de un ecuatoriano haciendo presencia histórica. Es válido para todos en una sola dirección hacer un alto ante las preocupaciones nacionales, que nos vuelven a la realidad diariamente, sembrando esperanza de mejores días, al ver que es posible la superación de una persona humilde, que con esfuerzo continuo hace flamear la bandera nacional en lo alto del mítico coliseo de Verona, convirtiéndose en un ejemplo viviente para todos, que buena falta nos hace, ante el cúmulo de las prácticas corruptas, que con molicie se están destapando en esta patria maltratada.

“Vamos locomotora”, fue el grito de la semana en el Ecuador, cuando se levanta el ánimo de los compatriotas ante la carrera de Richard Carapaz, que, saliendo del campo duro para sobrevivir al tiempo que otorga fortaleza, para aprender a sortear los campos indómitos de las alturas del Carchi, desde donde es observado por sus actuaciones a nivel local e internacional, volviéndose una promesa con aptitudes especialmente para escalar  montaña,  hasta que con el equipo Movistar compite en el giro de Italia siendo el triunfador máximo en el año 2019. A partir de este evento su vida cambia dada la importancia que a nivel mundial significará desde ya su presencia en otras competiciones de alto rendimiento. La final de mucho coraje, manejada por un conjunto de profesionales de alta concentración, muestra un trabajo de excelencia en la planificación y coordinación para alcanzar la gloria.

De seguro se reactivará la afición para el ciclismo en todo el territorio nacional, que debe ser estimulada para la movilidad, para llegar a su destino de estudio, trabajo y/o para la recreación, como uno de los mejores medios para conservar la salud física, psíquica y espiritual, que son los valores agregados para la sociedad, que nos deja el prototipo de Carapaz, con esta actuación memorable. (O)