El último adiós a Julio César Trujillo

507

El Gobierno rindió hoy “honores de Estado” al popular presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (Cpccs-t), Julio César Trujillo, quien falleció el pasado domingo a los 88 años de edad.

En una “Capilla ardiente” instalada en una universidad de Quito, de la que fue vicerrector y docente, familiares, médicos, estudiantes y amigos cercanos dieron el último adiós al viejo político ecuatoriano.

El velatorio, custodiado por oficiales de la Policía y de las Fuerzas Armadas, se efectuó en el Centro Cultural de la Universidad Católica, y luego el ataúd fue trasladado al templo de “La Dolorosa”, del colegio San Gabriel de Quito para la misa de cuerpo presente.

A la salida del Centro Cultural, policías cargaron el féretro con los restos mortales del Trujillo, cuyo ataúd fue cubierto con la bandera de Ecuador.

En el templo “La Dolorosa”, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, conjuntamente con el canciller de Ecuador, José Valencia, entregaron la condecoración “post mortem” Orden Nacional de San Lorenzo, en el grado de Gran Cruz, a la esposa de Trujillo, Martha Troya.

“Cada palabra una enseñanza, cada acción un ejemplo, cada frase una sentencia”, manifestó el primer mandatario haciendo referencia a la trayectoria profesional de Trujillo.

“Esperar haber cumplido todo un servicio a una causa, esperar el último esfuerzo para desfallecer… Así era el doctor Julio César Trujillo”, añadió Moreno.

Además, en el homenaje, el Ministerio de Defensa, en nombre de su titular Oswaldo Jarrín, entregó a Troya una bandera del país.

De su lado, el presidente en funciones del Cpccs-t, Eduardo Mendoza, dijo: “Hoy su presencia física no está, pero su alma y su espíritu toman la posta guardiana de sus ideales, aquellos que nunca descuido”.

A la edad de 88 años en un hospital de Quito, como consecuencia de una hemorragia cerebral, Trujillo falleció el pasado 19 de mayo y el Gobierno decretó un periodo de “duelo nacional” entre el 20 y 23 de mayo.

Trujillo ingresó en el hospital el martes de la semana pasada tras sufrir un accidente cerebrovascular y, según entonces advirtieron los médicos, su pronóstico era “reservado severo”.

El presidente encargado del Cpccs-t, Eduardo Mendoza, especuló en esos días que la salud de Trujillo pudo verse afectada por “las groserías y los improperios de los que fue víctima” por parte de opositores el lunes 13 de mayo durante el cierre de una sesión pública del Consejo, un día antes de ingresar en el hospital.

De su lado, la Fiscalía anunció hoy una investigación previa, por pedido de representantes de la llamada Función de Transparencia y Control Social, para que se investigue “la agresión de la que fue objeto Trujillo y otras autoridades del Estado”. EFE