Italia cancela más de 300 vuelos por la huelga nacional del sector aéreo

258

Las aerolíneas en Italia cancelaron hoy más de 300 vuelos, procedentes y con destino a ciudades como Madrid, Barcelona, Roma, Milán, París, Londres, Buenos Aires o Nueva York, como consecuencia de una huelga nacional de 24 horas del sector aéreo que fue secundada por el 85 % de los trabajadores.

El paro fue convocado por los principales sindicatos del país, entre ellos Filt Cgil, Fit Cisl, Uiltrasporti y Ugl Trasporto Aereo, y tuvo una adhesión del 85 % de los empleados del sector, según informaron en un comunicado conjunto.

Estaban llamados a sumarse los pilotos y auxiliares de vuelo, los técnicos de mantenimiento, el personal de tierra y los empleados de asistencia en tierra a las aeronaves, de restauración y de gestión aeroportuaria.

El objetivo era protestar por las condiciones laborales del sector y pedir una solución urgente para Alitalia, en administración concursal desde 2017.

“El nivel de ocupación es preocupante en todo el sector, no solo en Alitalia, sino en muchas otras compañías que tienen problemas por la falta de regulación de la competencia”, indicaron los sindicatos en la nota.

La huelga fue convocada para todo el día, con dos franjas horarias garantizadas: entre las 07.00 y las 10.00 hora local (05.00-08.00 GMT) y de nuevo de las 18.00 a las 21.00 hora local (16.00-19.00 GMT).

Alitalia fue una de las compañías más afectadas y solo este martes se vio obligada a cancelar más de 280 vuelos nacionales e internacionales, entre ellos los veintiocho que opera hacia y desde la isla de Cerdeña.

También los procedentes y con destino a España, a ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga y Valencia, y con aterrizaje o despegue de Buenos Aires, Nueva York, Tel Aviv, Atenas, Londres, París, Ginebra o Bruselas.

Alitalia ha suspendido la mitad de sus vuelos solo hoy, pero también algunos programados para la tarde del lunes y la madrugada del miércoles.

La compañía ha tratado de reubicar en aviones de mayor capacidad a gran parte de los viajeros y, en una nota, ha expresado su confianza en que “el 60 % de los pasajeros” pudiera viajar este martes.

Además, ha indicado en su página web el procedimiento a seguir para que todos aquellos clientes que lo deseen puedan solicitar el reembolso o el cambio de itinerario sin costes hasta el 28 de mayo.

Alitalia no ha sido la única aerolínea que ha tenido problemas: Iberia ha cancelado un vuelo con salida Roma Fiumicino y destino Madrid, Vueling ha suspendido uno de Roma Fiumicino a Barcelona y otro a París; British Airways, dos desde Roma Fiumicino a Londres, y easyJet, dos con salida Roma Fiumicino hacia Londres, uno hacia Berlín y otro hacia Amsterdam.

Y la compañía de bajo coste Ryanair varios desde Roma Ciampino hacia Valencia, Copenhague, Londres y Dublín.

A nivel nacional, se han interrumpido las rutas de varias aerolíneas entre Roma, Milán, Venecia, Nápoles, Bari o Génova.

En el aeropuerto de Roma Fiumicio, los sindicatos y trabajadores organizaron una concentración que comenzó a las 10.00 hora local (08.00 GMT) y en la que se pudieron ver pancartas con mensaje como “Alitalia. La nacionalización es la única solución”.

“Pedimos que se inicie un diálogo con el Gobierno para conocer qué futuro están analizando el Ejecutivo y los futuros accionistas para la compañía (Alitalia). Es una cuestión relevante desde el punto de vista del empleo, pero también para el país y el transporte aéreo italiano en general”, explicó a Efe el responsable del departamento de pilotos del sindicato Uiltrasporti Ivan Viglietti.

Alitalia está gestionada por tres administradores concursales desde 2017 y actualmente vive una situación de parálisis, después de que el Ejecutivo italiano, del antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, haya decidido que la compañía debe seguir siendo italiana y no puede ser vendida en su totalidad a aerolíneas como Lufthansa, que había mostrado interés inicial.

La compañía pública Ferrovie dello Stato es la encargada de elaborar un plan estratégico para Alitalia con el objetivo de atraer a inversores privados que creen en el proyecto, pero no lo está consiguiendo y ha solicitado ya tres prórrogas al Ejecutivo, la última de las cuales vence el 15 de junio. EFE