Seis locales clausurados por faenado sin permiso

Dueños de locales pidieron apoyo para mejorar el proceso y la salubridad del producto.

444
Inadecuadas condiciones de faenamiento de ganado porcino en camales no autorizados que funcionan al interior de viviendas.

La Fiscalía del Azuay inició una investigación previa por la presunta comisión del delito de contaminación de sustancias destinadas al consumo humano, tras el allanamiento a seis inmuebles utilizados como centros de faenamiento no autorizados.

Las inspecciones de los camales calificados como “clandestinos” se cumplieron durante el operativo “Libertad 7”, efectuado la madrugada del jueves pasado, en coordinación con la Agencia de Regulación y Control Fito Zoosanitaria (Agrocalidad) y la Policía Judicial.

Los sitios de faenamiento estaban ubicados en los sectores de las avenidas Loja, Isabel la Católica, y Primero de Mayo, en Cuenca. En estos lugares se incautaron como evidencias unas 1.500 libras de carne, balanzas, utensilios, cilindros de gas, dinero y documentación.

La fiscal Rocío Polo informó que, de acuerdo con la investigación, en estos inmuebles aparentemente se faena ganado porcino, vacuno y pollos, sin cumplir las condiciones óptimas de salubridad y seguridad, además sin la verificación de un médico veterinario.

Durante los allanamientos se evidenció que estos centros no tenían certificados de vacunación ni guías de movilización para el traslado de la carne, la cual habría sido llevada hacia mercados de Cuenca y otros establecimientos comerciales en vehículos sin refrigeración.

María Fernanda Fajardo, encargada de la Jefatura de Sanidad Agropecuaria del Azuay, detalló que en los allanamientos se decomisó los animales muertos y se tomaron muestras de la carne faenada para realizar análisis de laboratorio que permitan establecer si se encontraba apta para el consumo humano.

Además, se colocaron los sellos de clausura en los seis inmuebles donde los propietarios no tienen permisos municipales ni ambientales. Mencionó que los animales muertos decomisados serán llevados a un zoológico.

Agrocalidad colocó sellos de clausura en accesos de seis camales clandestinos en el sector Fátima, en Cuenca.

Leonardo Amoroso Garzón, fiscal provincial del Azuay, indicó que para los allanamientos se abrió una investigación previa por el presunto delito de contaminación de sustancias destinadas al consumo humano.

Señaló que la carne faenada iba a los mercados de la ciudad. Este es un delito que abarca a muchas personas, los que faenan y los que se dedican a la distribución de la carne que no está en condiciones óptimas para el consumo humano, expresó.

De su parte, los dueños de los camales señalaron que el faenamiento de animales es el trabajo de varias familias durante algunos años y que deberían recibir el apoyo de las instituciones competentes para mejorar el proceso y la salubridad del producto que llega a la mesa de los hogares.

Richard Dávila, jefe de la Policía Judicial del Azuay, informó que hubo seguimientos desde febrero pasado tras denuncias ciudadanas, para ubicar las seis viviendas en donde existían adaptaciones para camales.

El faenamiento se hacía de martes a domingo en la madrugada, lo que provocaba fuertes ruidos y malos olores en una zona residencial. (KOQ)-(I)

El artículo 216 del Código Orgánico Integral Penal sanciona el delito de contaminación de sustancias destinadas al consumo humano con prisión de hasta cinco años.