Agentes sacan a últimos activistas chavistas de embajada venezolana en EE.UU.

156
Mara Verheyden-Hilliard, abogada defensora de varios partidarios del actual presidente venezolano, Nicolás Maduro, que ocupaban la embajada venezolana en Estados Unidos en Washington D.C, conversa con los medios.

Las autoridades de Estados Unidos sacaron detenidos a los últimos cuatro activistas partidarios del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que quedaban en la embajada venezolana en Washington, informó la abogada del grupo Code Pink, Mara Verheyden-Hilliard.

“Los cuatro que estaban dentro de la embajada han sido detenidos y ahora van a ser procesados”, dijo Verheyden-Hilliard a los periodistas después de que los agentes entraran en la legación para arrestar a los activistas y posteriormente los sacaran del lugar en vehículos policiales.

Los activistas tomaron la legación hace semanas para evitar que los enviados del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por EE.UU. y medio centenar de países más, se hicieran con el control de la embajada tras la marcha de los diplomáticos de Maduro.

Los activistas fueron detenidos por agentes especiales del Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado con la asistencia del Servicio Secreto de EE.UU., que se encarga de la protección de las legaciones diplomáticas extranjeras.

“Hemos ejecutado órdenes de detención federales contra las personas que estaban dentro de la embajada de Venezuela”, dijo a Efe uno de los portavoces del Servicio Secreto, Mason Brayman.

Más tarde, un furgón y dos vehículos de la policía abandonaron el recinto, según pudo constatar Efe, con los activistas Margaret Flowers, Kevin Zeese, Adrienne Pine y David Paul detenidos.

La directora nacional de Code Pink, Ariel Gold, argumentó en declaraciones a Efe que la detención de los últimos activistas supone una agresión a la Convención de Viena sobre disputas diplomáticas.

Gold lamentó que ahora sea posible que el “ilegítimo” enviado a EE.UU. de Guaidó, Carlos Vecchio, tome el control de la embajada venezolana en Washington.

Fuera del edificio, se mantiene un amplio despliegue policial con decenas de agentes de la policía metropolitana y del Servicio Secreto. Las calles de acceso a la puerta principal y trasera del inmueble están cortadas por las autoridades.

En las inmediaciones se han congregado numerosos seguidores de Guaidó con gorras y banderas de Venezuela, así como con pancartas.

En uno de esos pósteres podía leerse en inglés “los invasores de la embajada están violando la Convención de Viena apoyando un allanamiento de morada asesino y mintiendo”.

Vecchio ofrecerá esta tarde una rueda de prensa enfrente de la embajada para reaccionar a las detenciones de hoy y se espera que informe sobre los siguientes pasos que dará su equipo para controlar finalmente el edificio oficial.

La legación venezolana, en el acomodado barrio de Georgetown, se ha convertido en un símbolo de la lucha del poder dentro de Venezuela, donde Guaidó, que se proclamó presidente interino en enero, y Maduro se disputan la jefatura de Estado. EFE