Juanita Ortega: “El machismo mata” [ENTREVISTA]

La coordinadora de Equidad y Género del Municipio de Cuenca habla sobre una problemática social que en su punto más extremo desemboca en violencia y femicidio.

483
Juanita Ortega, coordinadora de Equidad y Género del Municipio de Cuenca.

Por Priscila Baculima

El concepto de machismo se fue formando con el tiempo de cultura en cultura y de sociedad en sociedad en desmedro de la equidad de género, los derechos y el bienestar de la mujer. Juanita Ortega, coordinadora de Equidad y Género del Municipio de Cuenca, da a conocer en qué consiste, su origen, causas, consecuencias y cómo afrontar un problema que más bien supone una lacra para la sociedad, dado que no solo destruye la dignidad de las mujeres y vulnera sus derechos, sino que en su punto más extremo muchas veces deriva en la muerte, lo que el COIP define como femicidio.

¿En qué radica el problema del machismo?

El machismo es parte de todo un sistema patriarcal que ha sido constituido de acuerdo al marxismo desde la época del descubrimiento de la agricultura. Tiene que ver con este sentimiento de propiedad privada sobre las mujeres. Es la concepción de superioridad de los hombres sobre las mujeres que se distribuyen en roles, espacios y atributos, es decir, todas las actividades de las mujeres versus los hombres son menos valoradas. Radica en todas las esferas, cruza más allá de la edad, etnia, condición socioeconómica y  todos los ejes de la sociedad.

¿A través de qué formas se refleja la problemática?

La publicidad impulsa las condiciones de igualdad o generan discriminación. En los textos educativos se puede observar que por ejemplo la mamá es la que se encarga de la casa mientras que el papá es el que trabaja. Nos decían cómo debe vestirse una niña (…) todo esto nos marca. Dentro de la casa reproducimos formas de machismo; cuando los hombres llegan y se sientan en su sillón, le están diciendo a los niños y niñas qué debe hacer el varón. En tanto cuando llega una mujer corriendo de su trabajo lo primero que hace es hacer la comida, arreglar la casa y es la última en acostarse y primera en levantarse.

¿Qué consecuencias puede acarrear el machismo?

El machismo mata. La forma extrema de esta problemática es el femicidio, pero hay otras formas de violencia muy perversas como la violencia sexual y la trata de mujeres con fines de explotación sexual que no sólo está para las mujeres adolescentes y adultas sino también en niñas. Todo el tema de la pornografía sacraliza la sexualidad.

¿El machismo oprime también al hombre?

Por su puesto, porque el machismo le determina qué roles debe cumplir el hombre para mostrar sus condición de varón y le pone como un estándar de cuáles son los elementos que tiene que cumplir. Muchos teóricos dicen que el ser hombre es no ser niño, no ser anciano, no ser gay y tiene que demostrar que no es ninguna de estas cosas. Para los varones es un insulto que les digan eres “mujercita”, “juegas como nena” o “corres como niña”, porque estas situaciones les marcan.

¿Qué relación hay entre machismo y homofobia?

La homofobia es una consecuencia del machismo. El ser hombre es no ser gay, por tanto para demostrar que un hombre no es homosexual reacciona de manera violenta e interioriza muchos estereotipos sobre lo que es esta condición. De hecho, un hombre considerado gay es un disidente, por tanto un “traidor” de lo que es ser hombre.

¿Qué significa ser caballero con las mujeres? ¿Eso es bueno o malo?

Hay muchos hombres que se autodenominan feministas porque van más allá de ser caballeros. El ser caballero tiene una concepción de ser elegante con las mujeres, pero no se trata de eso, sino más bien se basa en que los hombres primero valoren y nos miren en condiciones de igualdad. Un hombre feminista es quien da el valor real a mirarnos como personas y luego de ello desarrollar una vida individual, pero luchando colectivamente.

¿El feminismo busca la superioridad de la mujer sobre el hombre?

El feminismo se recupera como una palabra que se utilizaba como manera peyorativa hacia algunas mujeres; sin embargo, se ha logrado recuperar esa palabra para reivindicar derechos y poco a poco va creciendo esta corriente y llega un momento en que el feminismo se convierte en una alternativa de replantear cuáles deben ser la relaciones entre mujeres y hombres basadas en la igualdad. Nosotras decimos ´no queremos que se dé la vuelta a la tortilla´, sino que queremos una sociedad justa y equitativa.

¿Qué hacer frente a esta problemática?

Desde la casa es importante hablar y generar respuestas democráticas. Uno de los ejes fundamentales que ha impulsado el feminismo es, por ejemplo, prevenir la violencia sexual contra nuestros niños y niñas. Es un tema que se ha peleado con fuerza para que sea el Estado el responsable, porque el Estado es el responsable de nuestros derechos. Es el Estado el que tiene que implementar programas para prevenir este tipo de situaciones. Es importante mirar cómo está nuestra sociedad y las desigualdades, y luchar conjuntamente para equilibrar las cosas.