Bravo y Vega nunca se rindieron de las caídas y alcanzan podio en Monterrey

En la élite Ecuador logró el título en el campeonato Panamericano. En la Júnior clasificó a tres deportistas al Mundial

723
Las azuayas Paula Vega (I) y Joseline Yuqui alcanzaron el tercer y quinto puesto en el Panamericano y clasificaron al Mundial.

La felicidad reinó en la casa de la familia Vega-Campoverde. Desde temprano se enlazó a la Fan Page de la Federación Peruana de Triatlón para seguir de cerca la competencia de Paula Vega en el Campeonato Panamericano de Monterrey, México. “No hay palabras, estoy emocionada”, dijo su madre luego que su hija alcanzara el tercer lugar y clasificara al Mundial Júnior que se desarrollará en Suiza, a finales de agosto.

Con 17 años, Vega cronometró 1h05m36s luego de recorrer 750 metros de natación, 20 km de ciclismo y 5 km de carrera a pie. Los dos primeros puestos fueron de las mexicanas Anahí Álvarez (18 años – 1h04m41s) y Cecilia Ramírez (19 años – 1h04m42s).

“Me dijo que la pista estaba mojada y no podían pedalear rápido, incluso se había caído tres veces pero se pudo reponer y continuar”, añadió la madre quien confesó que su hija estuvo nerviosa previo a la competencia por experiencias previas y dolorosas.

En enero luchó contra una tendinitis y problema de rodilla. Al mes siguiente fue arrollada por un carro mientras entrenaba con su bicicleta por la Autopista. Dicho accidente le provocó un fuerte golpe en la muñeca y destrozó el manubrio de la bicicleta que le regaló la Unidad Educativa Técnico Salesiano. Esto motivó a que compita en los Juegos Sudamericanos de Playa con una bici prestada por la Fedeazuay.

Por todas esas vivencias, Campoverde celebró con gran emoción el podio de Paula quien como es su costumbre también llamó a sus padres y les pidió la bendición antes de irse a competir.

Al Mundial Júnior también clasificaron la azuaya Joseline Yuqui y el guayaquileño Gabriel Terán, quinta y undécimo en el Panamericano de Monterrey. “Quiero felicitar a toda la delegación de Ecuador que hoy (ayer) fueron unos luchadores de verdad a pesar de las caídas y pinchazos terminaron la competencia”, señaló el profesor Ángel Matute.

En cinco días, Elizabeth Bravo alcanzó dos títulos panamericanos tras superar lesiones en la muñeca y tobillo.

En la categoría élite, Elizabeth Bravo cerró una semana brillante. El 28 de abril ganó la Copa Panamericana de Salinas; cinco días después, el tres de mayo, obtuvo el título en Monterrey. Sus triunfos se hacen más meritorios por las lesiones en la muñeca y el tobillo que tuvo que superar sin detener jamás sus entrenamientos. (BST)-(D)