El Gobierno suspende la media jornada laboral del 1 de mayo y conserva el feriado del viernes 3 de mayo

9581

El presidente Lenín Moreno dispuso la suspensión de una media jornada laboral por el Día Internacional del Trabajo tanto para el sector público como para el privado.

El feriado del viernes 3 de mayo se conserva.

Moreno, a través de un decreto ejecutivo, ordenó que la media jornada de trabajo suspendida el 1 de mayo sea recuperada en el sector público a razón de una hora diaria adicional, por cuatro días, a partir del 6 de mayo.

Asimismo, el decreto precisa que el sector privado podrá o no acogerse a esta disposición conforme lo estime pertinente.

Además, una norma sobre los días de fiesta nacional establece que el 1 de mayo, que este año caerá el miércoles, será un día de asueto no recuperable que se trasladará al viernes 3 de mayo.

El presidente Moreno destacó que ésta disposición se aplica por la importancia de “reconocer” al Día Internacional del Trabajo como una fecha de connotación mundial.

Este día constituye “una fecha de singular importancia y relevancia para los movimientos mundiales y nacionales de los trabajadores”, agrego el mandatario.

Las centrales obreras de Ecuador han convocado a la tradicional manifestación del 1 de mayo en varias ciudades del país en la que, entre otras demandas, exigirán mejoras salariales y que se evite aplicar los ajustes económicos que se derivan de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional, que algunos sindicatos consideran lesivos a los intereses populares.

El presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), José Villavicencio, expresó también su preocupación por los despidos que se han denunciado recientemente en el sector público y por ello llamó a apoyar la movilización del 1 de mayo.

Villavicencio comentó que la jornada de protesta también busca rechazar las últimas medias económicas aplicadas por el Gobierno, sobre todo el aumento del precio de cierto tipo de gasolinas, así como el anuncio gubernamental de reformas laborales que podrían afectar la estabilidad de los trabajadores.

“El tema del aumento de combustibles, los despidos, la reducción del presupuesto para salud y educación fue la primera parte, pero lo que se viene es peor, porque se habla de la privatización, la flexibilización laboral y debemos estar preparados para esta arremetida”, señaló el líder sindical en una entrevista radial. EFE