18 tipos de vacunas para 20 enfermedades tiene Ecuador

Deben aplicarse en todos los ciclos de vida, desde que nace una persona hasta los 59 años.

773
En todos los centros médicos del Ministerio de Salud Pública (MSP) se aplican las vacunas de forma gratuita. PSR

Enfermedades como la poliomielitis, varicela, gastroenteritis, entre otras, se han logrado prevenir con las vacunas.
Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) -que desde el 20 de abril hasta el 27 conmemora la Décimo Séptima Semana de la Vacunación en las Américas-, en los 17 años de campaña se han vacunado 740 millones de personas y se han eliminado seis enfermedades en las Américas.
Ecuador no se queda atrás, es así que el Ministerio de Salud Pública (MSP) cuenta con 18 diferentes tipos de vacunas que previenen más de 20 enfermedades.
¿Pero por qué es importante vacunarse? Miriam Palacios, responsable zonal de la Estrategia Nacional de Inmunizaciones del MSP, explica que las vacunas ayudan a prevenir múltiples enfermedades.
Estas deben aplicarse en todos los ciclos de la vidas, es decir, desde que nace una persona hasta los 59 años de edad.
Las dosis se aplican primero a los 2, 4 y 6 meses de vida con vacunas de tipo: neumo, pentavalente, rota virus, que previenen enfermedades como la neumococo, poliovirus, rota virus y otros.
Posteriormente empieza otra fase de vacunas en niños de 12 a 23 meses para evitar DTP, fiebre amarilla, varicela, sarampión y luego se pasa a la etapa adolescente en la que se aplican otras vacunas.
El esquema continúa con la población adolescente y grupos vulnerables.
El MSP también tiene brigadas médicas que salen a las comunidades en búsqueda de población que no ha sido inmunizada aún.

Mitos

A nivel mundial, sobre todo en Europa y en países desarrollados, existen grupos que consideran que utilizar vacunas o ciertos medicamentos pueden dañar el cuerpo.
Al respecto, María de Lourdes Huiracocha, pediatra y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cuenca, detalla que se trata de personas que tienen un buen estilo de vida, una buena condición socioeconómica, estado nutricional y un buen sistema inmunitario.
Igualmente, se han creado mitos sobre las vacunas, por ejemplo, que estas provocan autismo. Sin embargo, “no es cierto”, pues existen estudios que han demostrado que ninguna vacuna produce autismo cuenta la catedrática.
Añade que el acceso a la “mala información” en Internet causa desconocimiento, por esto recomienda acceder a páginas que son dirigidas por instituciones de salud confiables como www.cdc.gov.
Si bien el cuerpo humano tiene una inmunidad primaria y un buen estilo de vida puede ayudar a prevenir enfermedades, en el caso de las vacunas que se aplican son para las patologías frecuentes y que tienen altos índices de diseminarse y producir complicaciones y mortalidad como la: difteria, tétanos, rotavirus, etc.
De ahí que la especialista recomienda seguir las pautas de los organismos de salud como el MSP en el caso de Ecuador. (PVI)-(I)