Incremento del desempleo

586

De acuerdo a un reciente informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC, durante el último año se habrían perdido en el país 278 mil empleos adecuados, esto es los que se hallan sujetos al salario básico unificado y que cumplen con las normas legales correspondientes. De acuerdo a este informe, con ello la tasa de empleo en el Ecuador se redujo en un 3%. Como puede apreciarse, resulta preocupante esta disminución del empleo adecuado, tomando en cuenta que de acuerdo a los propios datos del INEC, la reducción de la burocracia pública, que es de apenas unos cuantos miles de funcionarios cesados no rebasaría la cifra de 10 mil.
El Ecuador sufre una recesión en su economía, lo cual explica esta disminución en cuanto a las plazas de trabajo que cuentan con todos los beneficios de ley, salario básico, afiliación al IESS, etc., lo que quiere decir que por un lado cientos de miles de ecuatorianos, hombres y mujeres, perdieron sus trabajos, principalmente en el sector privado, o sea en la grande, mediana y pequeña empresa, la artesanía y los denominados emprendimientos que generan la mayor parte de las fuentes de empleo en nuestro país. La reducción del trabajo estable significa que muchos de aquellos asalariados despedidos o que cerraron sus pequeños negocios, pasaron al desempleo y a la informalidad. Inclusive es posible que parte de ellos se encuentren en la precarización laboral, es decir sin percibir el mínimo y demás beneficios de un trabajo regular.
Si además, de acuerdo a las estimaciones estadísticas, el Ecuador requeriría crear 160 mil nuevos puestos de trabajo al año, se puede colegir que el desempleo y subempleo aumentan esta brecha, con las consecuencias socioeconómicas que se derivan de esta situación y que afectan sobre todo a la población joven. Por lo tanto es prioritario en la agenda gubernamental buscar los mecanismos necesarios que eviten, por un lado, la pérdida acelerada de fuentes de trabajo, como actualmente se observa a la luz de los datos proporcionados por el INEC y por otro se fomente la creación de nuevas fuentes de trabajo.