Gualaceño parte de plan espacial en EE.UU.

El compatriota viajó hace dos años a EE.UU., tras ser escogido por un programa denominado Chicago Escolar, que reconoce la excelencia académica y financia sus carreras durante siete años, en el país del norte.

1251
Matías Arízaga
Fabián Matías Arízaga (I), de 17 años, de cantón Gualaceo, es uno de los constructores de los satélites ThinSats. Cortesía

Fabián Matías Arízaga Orellana, de 17 años, oriundo del cantón Gualaceo, en la provincia de Azuay, vive en Chicago, en los Estados Unidos (EE.UU), y es parte del proyecto de estudio espacial del cohete Antares.

Esta astronave partió desde la Costa este de Virginia, en EE.UU., el último miércoles, con un módulo de suministro llamado Cygnus, hacia la Estación Espacial Internacional. El tiempo de viaje: un día y medio.

Esta nave lleva 3.8 toneladas (tl) de experimentos médicos y farmacéuticos, equipos de demostración tecnológica, satélites cúbicos, alimentos y provisiones personales para la tripulación.

También transportó 63 satélites diminutos, conocidos como ThinSats, que fueron construidos por estudiantes, entre ellos Arízaga, quien es el único ecuatoriano en esta misión científica.

El compatriota viajó hace dos años a EE.UU., tras ser escogido por un programa denominado Chicago Escolar, que reconoce la excelencia académica y financia sus carreras durante siete años, en el país del norte.

El joven estudió inicialmente en el colegio Santo Domingo de Guzmán, de Gualaceo, y luego pasó a La Salle, en Cuenca. Actualmente es alumno de ITW David Speer Academy, en el país del norte.

“Todo este proyecto tiene el propósito de examinar la tierra y lo que existe dentro de ella, por ejemplo, la vegetación, el agua, las montañas, la nieve, etc…”, explicó Arízaga.

Y agregó: “para poder realizar esto, usaremos un sensor multi espectral y un sensor ultravioleta. Estos sensores pueden identificar hasta 20 colores producidos por la luz…” El dispositivo va en el cohete.

Detalló que cuando el cohete llegue al espacio, este dispositivo saldrá y empezará a orbitar la tierra, que es el objetivo inicial de Adler Planetarium, el primer planetario en trabajar en un proyecto de esta magnitud.

El programa de los equipos ThinSat establece un nuevo estándar para académicos y estudiantes relacionados con las Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) en la industria espacial.

María del Carmen Orellana, su madre, recordó que desde niño uno de los principales sueños de su hijo era llegar a la National Aeronautics and Space Administration (NASA).

“En el programa en el que fue seleccionado mi hijo se escoge a los mejores estudiantes y a los futuros líderes de Chicago, y por eso para nosotros como su familia es un gran orgullo (…)”, añadió.

Además ella considera que esta es una motivación para que otros estudiantes se dediquen a buscan ser parte de estas iniciativas internacionales, que fomentan la preparación académica en nuevas áreas del conocimiento. (CSM)-(I)

Proyecto espacial

Román Llerena, profesor e investigador en temas de proyectos espaciales, explicó que es un gran paso que estudiantes hayan colaborado para la misión que cumplirá el cohete Antares.

“Y es más importante aún para Ecuador que entre los estudiantes esté Fabián Matías Arízaga, quien con su experiencia será una motivación para que otros alumnos se esfuercen por alcanzar sus metas…”, dijo.

Detalle que el ThinSat, dispositivo en cuya fabricación participó Arízaga, puede ser considerado como un pequeño satélite, que es capaz de transmitir datos desde la órbita terrestre baja.

“Esto hará que más estudiantes desarrollen hardware satelital y componentes de sensores de prueba con vuelos en globo de baja y alta altitud…”, dijo el catedrático.

DETALLE

El equipo de Adler Planetarium busca usar específicamente sensores de luz para mirar más allá del sistema solar.