Analizan ventas mediante redes sociales

“No existe certeza sobre si las transacciones de bienes y servicios que deberían gravar impuestos están evadiéndose, mediante las ventas en redes”: Adrián Sigüencia, economista.

721
Fuente: Alfabetizando Digital (Internet)

Es necesario que el Estado comience a estudiar la posibilidad de establecer mecanismos de control que permitan a la administración tributaria controlar y recaudar tributos por concepto del comercio que se realiza a través de redes sociales como facebook y whatsApp, alerta el catedrático Tiberio Torres, analista tributario.

Esta sugerencia surge luego de la declaración que hizo, a este Diario, el director zonal 6 del Servicio de Rentas Internas (SRI), José Vázquez Coello, quien advirtió que cada vez crecen negocios y transacciones mediante estas plataformas, pero sin pagar impuestos.

Tiberio Torres menciona que, de alguna manera, otros países ya han regulado el asunto, y existen compras mediante páginas formales que ofrecen distintos productos que al momento de generarse esa adquisición se genera un impuesto.

Sin embargo, la dificultad está en todas aquellas transacciones que se realizan utilizando, por ejemplo, las redes sociales, negocios que usan facebook, whatsApp o tuiter en donde se observa “una dificultad muy grande del Estado respecto al control”.

El analista no se atreve a decir que en todos estos casos exista una conducta de evasión de parte de quienes hacen negocio por medio de estas redes.

La evasión es la maniobra dolosa que tiene el carácter de delito por el cual una persona intencionalmente deja de pagar el impuesto.

A criterio de Torres, lo ideal es estrechar nexos de colaboración entre las plataformas y el Régimen para encontrar herramientas de control sin perjuicio de ninguna de las partes.

Para Adrián Sigüencia, economista, la intención planteada de una posible regulación, por parte del SRI, a las transacciones de bienes y servicios ejecutadas a través denota una preocupación de las autoridades económicas respecto a los valores que se dejan de recaudar, considerando a estas actividades comerciales como “economía sumergida”.

Sigüencia recuerda que estas plataformas no deben ser consideradas medios de comercio electrónico, puesto que son utilizadas mayoritariamente como medio de interacción y contacto entre oferentes y demandantes de bienes y servicios, mediante la cual las personas establecen un primer contacto que podría o no derivar en una transacción.

A diferencia de un medio de comercio electrónico, dice, que permite realizar la totalidad de la transacción dentro de la plataforma.

Además, gran parte de las transacciones llevadas a cabo en las plataformas son de bienes usados entre personas naturales no obligadas a llevar contabilidad, cuya actividad principal no es el comercio de estos bienes, sino que aprovechan la interacción entre oferentes y demandantes para deshacerse de algún bien específico que no usan, por lo que el “SRI no se ve afectado en cuanto a recaudación”. (ACR)-(I)

Pasos a seguir

Respecto a las transacciones de compra que hacen vía estos canales Facebook y WhatsApp, el fundador de la red Libelula, Pablo Pintado, MBA, señala que cuando se ejecuta de forma informal sin un mecanismo de de pago seguro es un alto riesgo que corre el cliente, tanto en su forma de pago como en la entrega y calidad del producto comprado.

Por este motivo indica que WhatsApp y Facebook son utilizados para contactar al cliente con anuncios segmentados que motivan el proceso de compra.

Luego, si el caliente se interesa por el producto desde estos canales se debería direccionar a un medio de pago seguro como son los portales Web y/o aplicaciones móviles de las empresas vendedoras que tienen integrados botones de pago certificados por las emisoras de tarjetas de crédito con altos esquemas de seguridad, esto garantiza un pago seguro.

Adicionalmente, Pintado considera vital mencionar que estos canales además de ser utilizados para anuncios, se los emplea para notificar el estado del pedido/compra, así como también para el servicio al cliente post-venta, estando más cerca del cliente y al servicio del mismo. (I)