Agujeros negros

Eliécer Cárdenas E.

277

-¡Qué maravilla! Un equipo de científicos del todo el mundo acaba de fotografiar por primera vez un “Agujero negro”, esto es aquella fuerza misteriosa que devora toda la materia y energía que cae en su ámbito, y que ya fue establecida teóricamente por el gran Albert Einstein, hace más de un siglo.
-Este prodigioso descubrimiento de la ciencia pone en evidencia que los “agujeros negros” si existen en el Universo. Ahora la pregunta es ¿a dónde va a parar toda esa energía y materia que devora uno de esos “agujeros negros”?
-Seguro que no han de ir a algún paraíso fiscal, ya que entonces resultaría imposible para el mejor científico descubrir su paradero. El Ecuador, como parte del espacio intergaláctico posee numerosos “agujeros negros”, por donde según la Cuántica política han ido los miles de millones de los sobreprecios en los contratos de la nave espacial correísta.
-Como la ciencia es tan portentosa, de hecho en algún momento un nuevo Einstein determinará que se hace la materia y la energía devoradas por un “Agujero negro”. Sin embargo ni el mejor científico podrá descubrir, a los mejor, a dónde fueron a parar los dineros de los ecuatorianos tragados por los “agujeros negros” de la corrupción. Nadie sabe qué se hizo ese dinero, a tal punto que algunos “descreídos” interesados dicen que no hubo ninguna desaparición de dinero y por lo tanto en la galaxia de la corrupción ecuatoriana no existen tales “agujeros negros”.
-Esperamos que doña Diana Salazar, la flamante Fiscal General sea inspirada por el espíritu de Einstein a fin de descubrir a dónde fueron a parar los dineros de la corrupción. Caso contrario, cuánticamente tendríamos que rendirnos a la sorprendente evidencia de que aquellos miles de millones de dólares se encuentran en la antimateria, que de acuerdo a la teoría gravitacional es peor que una desaparición, legal, material, física y química, es decir los presuntos corruptos gozarán de los beneficios de estos “agujeros negros”.
-Deberían declarar a la corrupción ecuatoriana parte de las ciencias astrofísicas. A lo mejor le dan un “Premio Nobel” por su perfección. (O)