Fernando Vega: “De nosotros depende el futuro de los páramos”

El 24 de abril próximo el Cabildo del Agua propondrá realizar una Consulta Popular contra la minería en Cuenca.

408
Fernando Vega, investigador y activista en defensa del aguan, comenta que todos debemos involucrarnos en cuidar el ambiente. PVI

El cambio climático causado por la huella ecológica que cada vez deja la humanidad es una realidad y los efectos afectan las zonas más sensibles del planeta, incluyendo Cuenca.
Así lo afirma Fernando Vega, activista por defensa de los páramos y el agua quien considera que “es hora de que los cuencanos tomemos en serio el tema”.
En nuestro continente hay dos sistemas agredidos: la Amazonía con la deforestación y la contaminación, y en la zona de los Andes el sistema de páramos andinos que ocupa desde Costa Rica hasta el sur de Ecuador y un poco del norte de Perú.
En el sistema de páramos andinos hay 250 ciudades con más de 10.000 habitantes y 50 ciudades más grandes. “Todas están en jaque por el posible deterioro y pérdida de los humedales y páramos andinos, incluida Cuenca”, señala Vega.
A decir del activista, un estudio del último Plan de Desarrollo de Cuenca advertía que de no tomar acciones en los páramos del cantón, se podría perder hasta el 60% de los páramos hacia el 2050. Esto sin contemplar la minería cuyos efectos son más complejos.
A más del cambio climático, la pérdida de los humedales y páramos también son afectados por el incremento de la frontera agrícola que está ligada al empobrecimiento de los territorios cultivables.
El aumento poblacional más una pérdida de capacidad productiva de los terrenos aque antes se cultivaban, hace que la gente busque nuevos terrenos para cultivar y expandan la frontera agrícola hacia los páramos. Los incendios forestales son otra causa para el problema.

Análisis

Vega ha identificado cinco problemas que deben enfrentar las ciudades andinas como Cuenca.
El primero es la conservación de los páramos, humedales y bosques protectores.
El segundo es recuperar el territorio agrícola por debajo de los 2.800 metros, es decir, por debajo de la línea de bosques protectores, pues la agricultura está abandonada por diversos problemas.
Gestionar la basura o desechos sólidos y luchar contra la contaminación en el campo y en la ciudad es otro de los temas que se deben afrontar.
“El porcentaje de reciclaje en el Azuay, a pesar de que hay grupos importantes de recicladores, es todavía modesto…”, dice.
El siguiente problema que tiene que abordar la urbe es el crecimiento poblacional y crecimiento urbano desordenado que atenta contra la calidad de vida.
Finalmente, la vialidad y la conectividad es otro de los temas pendientes a resolver en la capital azuaya.
¿Pero entonces qué hacer para solucionar estos problemas?
Al respecto, Fernando Vega sugiere primero planificar y resolver los problemas más urgentes y avanzar paulatinamente.
Sin embargo, las soluciones deben incluir a la población, hay que buscar que las personas se empoderen y trabajen con las autoridades por el bien de sus territorios.
“Hay que incorporar a los jóvenes porque son ellos los que van a heredar este mundo… tener un futuro sustentable les compete a los jóvenes”, afirma.
Una muestra de la participación ciudadana fue el triunfo del “No” en la Consulta Popular realizada en el cantón azuayo Girón, sobre el proyecto minero Loma Larga en Quimsacocha.
Ahora es el Estado el que debe cumplir con la decisión del pueblo y los ciudadanos deben estar vigilantes y exigir el cumplimiento, comenta Vega y advierte que aparentemente, es el mismo Estado el que busca formas de deslegitimar la decisión.
Vega anunció que el 24 de abril próximo, el Cabildo del Agua convocó a la Segunda Asamblea Ciudadana por el Agua, en la cual se propondrá lanzar una Consulta Popular para Cuenca.
“Ese será un día clave para la ciudad, porque esperamos que en la asamblea estén el alcalde saliente y el entrante, así como el prefecto saliente y el entrante, los concejales y la ciudadanía que que esté preocupada por el tema”, sostiene. (PVI)-(I)

Triunfo del “No” en Girón

Desde el colectivo Yasunidos Guapondelig, se recordó que el 24 de marzo anterior en la Consulta Popular realizada únicamente en Girón, Azuay, el “No” a las actividades mineras en los páramos y fuentes de agua del Sistema Hidrológico Quimsacocha ganó con el 86,79% de los votos. Al cierre de la edición de diario El Mercurio, el Consejo Nacional Electoral (CNE) no emitía resultados oficiales, pero según el equipo de voluntarios que hizo veeduría junto con la FOA y Yasunidos Cuenca, el “No” se imponía ampliamente.
Girón tiene tres parroquias, una urbano y dos rurales, en las tres ganó el “No”. En la parroquia urbana Girón (12.580 electores), el resultado fue 5.603 por el No y 719 por el Sí; en La Asunción (2.343 electores), fue 1.338 por el No y 210 por el Sí; y en San Gerardo (440 electores), el No se impuso con 194 frente a 157 por el Sí. En todas las mesas ganó el No. (REM)-(I)