La fe mantiene a los ramos de Domingo Santo

750
Marcelo Cauridongo junto a su madre Teresa Pillco, tejen un ramo para vender en su puesto ubicado en la Plaza de las Flores. KCJ

– “Mi mamá y yo somos los únicos que sabemos tejer, y eso que mi hermano es mayor a mí”. Dice Marcelo Cauridongo, concentrado y con la dulzura de un niño, y lo dice con orgullo. Tiene 11 años, su cabello bien peinado, la sonrisa delicada, un brillo en los ojos, las manos maltratadas. Desde este viernes ha tejido ramos, 15 o más, ha perdido la cuenta pero no la técnica de tejer la hoja de ‘toquilla’, que es utilizada para dar forma al tradicional ramo santo que se bendice hoy, y da inicio a la Semana Santa que recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

– “Aprendí a tejer hace dos o tres años atrás, o sea cuando tenía nueve. Mi mamá me enseñó. Aprendí en una semana, si pone de parte no se hace difícil. Si hace de mala gana, no va a poder”, sin saberlo acaba de dar una lección de motivación. Son las 10 de la mañana, sentado en uno de los puestos de la Plaza de las Flores, Marcelo da los retoques finales a un ramo más, que lo venderá a dos dólares.

La tradición de hacer y comprar los ramos no se pierde. Desde la mañana de ayer varias comerciantes vendían estos adornos religiosos afuera de las iglesias, en algunos mercados y en el Plaza de las Flores, que amaneció con un singular olor a romero.

Una tradición que este año, según Teresa Pillco, madre de Marcelo, ha llamado la atención de más comerciantes que han visto en la venta de este ícono religioso otra opción de conseguir dinero. Este fin de semana Teresa espera vender alrededor de 75 ramos, 25 menos que el año anterior. “Por la competencia que hay”, afirma.

Se puede conseguir ramos desde $1,50 hasta los $2. Cada rama de ‘toquilla’, planta que ha reemplazado a la hoja de palma, cuesta 0,50 centavos, y esta es decorada con romero, claveles u otras flores rojas.

A partir de las 09h00 se bendecirá los ramos en la Catedral Vieja, y a las 09h30 se llevará a cabo la misa principal del Domingo de Ramos en la Catedral Nueva. El arzobispo de Cuenca, monseñor Marcos Pérez Caicedo, presidirá la ceremonia. (KCJ)-(I)