Feria y reconocimientos fueron parte de la segunda edición de Ardis

El diseñador y joyero de Pichincha Luis Figueroa se llevó el premio que entregó Ardis, encuentro que analizó el tema de la artesanía en este tiempo.

624
Mauro Cárdenas, Luis Figueroa ySalvador Castro. PSR

La joya de Luis Figueroa Proaño, de Sangolquí-Pichincha, es diferente a todas. Rompe los esquemas, está trabajada en plata de 9.50 de espesor y flores de cerámica porcelanizada. “Indira” se llama la pieza con la que el diseñador de profesión ganó el primer premio al Diseño para la Artesanía: Edición Joyería Contemporánea, que el CIDAP entregó en la clausura del Ardis 2019,
Reposando sobre un madero se ve a la señorial pieza. Todo el trabajo de Luis para esta obra premiada fue manual. Partió del boceto, seguido de la preparación de la arcilla, tratamiento de esmaltes y brillos para las 14 flores talladas a mano con un largo proceso, posterior a ello dio forma al cuerpo del anillo.
El diseño de profesión y los cursos de joyería en Ecuador, han hecho de Luis un profesional en la joyería contemporánea, y en esta línea emprendió en la fusión de metales preciosos con la cerámica. “El abanico de posibilidades con los materiales es muy grande” asevera, el hombre para quien la joya es un elemento que embellece, complementa y hace sentir diferente.
“Indira” tiene una textura diferente, la idea del creador: restarle la importancia al metal precioso (plata) para ponerle brillo a la cerámica, al final los dos se complementan y dan vida a la pieza.
Luis Figueroa ganó el “Premio al diseño”, junto a él fueron reconocidos: Salvador Castro de Cuenca con “Resignificación de la técnica de la filigrana”, de Cuenca, quien llevó el segundo premio; y “Neo Tupo” de Mauro Cárdenas, de Pichincha, con el tercer premio. Además, se entregaron algunas “Menciones de honor”. (BSG)-(I).

La visión de artesanía en la contempornaeidad.

La ceremonia de premiación contó con la presencia de Bárbara Velasco, Presidenta del Comité de Mundial de Artesanía. Chilena, la mujer conoce el ambiente en el cual el mundo de la artesanía se desenvuelve. Situaciones como la producción industrial en serie frente al trabajo artesanal están entre sus temas de observación.
“La masividad de la producción no resuelve el problema de la artesanía, la importancia es volver a la escala donde el modo de vida artesanal se sostenga”, así dice Bárbara, que ha sido parte del segundo Ardis.
La industrialización no ha sido la línea del desarrollo artesanal, más bien todo lo contrario, competir con la industria es meterse en una marea donde se pierde, porque la industria siempre va más rápido. “El saber artesanal y el oficio es lo que brinda la calidad y la excelencia de lo que elaboran y ponen en valor aquello” señala.
Para la experta, existe una nueva generación de jóvenes investigadores que encontraron en el diseño una línea de desarrollo objetual utilitario u ornamental con un nuevo nicho que es el de los artesanos con quienes entran en relación, porque en el contexto de globalización, la artesanía y el artesano necesitan una identidad propia y, buscar esa identidad es volver a las materialidades, oficios y tradiciones que caracterizan su territorio.
En este contexto es responsabilidad de cada país y de los estudiantes informarse con respecto a sus tradiciones, esto implica dos cosas: revisar desde lo recopilado en la academia; y segundo, ir a los territorios de manera respetuosa, no para hacer etnografía sino con la voluntad de un aprendizaje mutuo y respetuoso. Mantener el conocimiento y los saberes es reconocerlos y darlos valor. (BSG)-(I).