Relator de la ONU insiste en reunirse con Assange tras su arresto en Londres

359
ARA1. LONDRES (REINO UNIDO), 11/04/2019.- Un manifestante protesta este jueves a favor de la libertad del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a las puertas de la embajada de Ecuador en Londres (Reino Unido). Assange fue detenido este jueves en la embajada de Ecuador en Londres, informó a Efe una portavoz Scotland Yard. EFE/ Andy Rain

El relator de la ONU sobre el derecho a la privacidad, Joe Cannataci, quien la semana pasada solicitó reunirse con el fundador de Wikileaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Reino Unido, señaló que su detención hoy no cambia sus planes de intentar encontrarse con él.

El arresto “no detendrá mis esfuerzos a fin de evaluar las reclamaciones de Assange, quien asegura que su privacidad ha sido violada”, destacó el relator en un breve comunicado.

Cannataci había programado visitar la embajada de Ecuador en la capital británica el 25 de abril, pero ante el curso de los acontecimientos su intención es ahora visitar a Assange “allí donde se encuentre detenido”, solicitándolo a las autoridades británicas o a las de EEUU, si finalmente es extraditado allí.

El relator aseguró la semana pasada que su reunión con Assange también respondía al hecho de que el Gobierno de Ecuador denunciara la sustracción de datos personales del presidente del país, Lenín Moreno, identificando al portal WikiLeaks cono posible autor o cómplice del robo.

Cannataci explicó entonces que en su reunión con Assange intentaría determinar si existían indicios suficientes sobre esas acusaciones para abrir futuras investigaciones.

Assange estaba refugiado en la embajada de Ecuador en la capital británica desde junio de 2012 para evitar su extradición a Suecia, que entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales.

En 2010, WikiLeaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán, cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak y 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de EEUU. EFE

abc/fpa