La gestión cultural municipal recibe cuatro requerimientos

Una ordenanza y hacer del Municipio un puente entre gestores y autoridades es objetivo.

1207
Más de un centenar de actores conversaron con autoridades electas y expresaron sus preocupaciones. PSR

La Dirección de Cultura es el hierro caliente a tomar por parte de la nueva administración municipal. Los artistas, actores, gestores culturales y miembros de organizaciones que trabajan con y por el arte apuntaron los dardos hacia esta dependencia municipal.
La decisión de trabajar desde un principio con los concejales y nuevo alcalde en materia de cultura, no espera. “Lo conversado es vinculante” y en este sentido, los actores propusieron empezar el lunes 10 de junio con la convocatoria pública para la conformación de mesas de trabajo y proyectar las acciones para el 2020, año del Bicentenario.
Gente de la música, danza, teatro, artistas plásticos y más junto a gestores de la cultura, miembros de otras instituciones compartieron inquietudes al alcalde electo Pedro Palacios -que acompañó unos minutos- y a algunos de los nuevos concejales: Andrés Ugalde, Xavier Barrera, Daniel García, Iván Abril, Omar Álvarez y Marisol Peñaloza que entran en funciones en mayo próximo.
Quienes tienen sobre sus espaldas la ejecución de proyectos relacionados con la cultura y las artes expresaron sus aspiraciones, frustraciones, necesidades, anhelos y las experiencias no muy agradables frente a la institucionalidad cultural.
Cuatro puntos se exteriorizaron con total claridad durante la primera reunión sostenida el lunes pasado con las autoridades municipales electas: La reestructuración de la Dirección de Cultura; los pagos a los artistas y mayor gestión y mejor distribución de recursos económicos destinados para la cultura; trabajar en una ordenanza de cultura; y el estudio al uso y manejo del espacio público para las expresiones de arte.
La reunión propuesta y organizada por actores de la cultura sin membrete institucional gubernamental recogió algunas inquietudes: “Pancho” Aguirre expresó la contrariedad a la carnetización y calendarización para el uso de los espacios públicos. Yolanda Neira dijo “no” a los proveedores. Tatiana Olave solicitó que el trabajo de la cultura sea visibilizado y el tema de los pagos sean de acuerdo a lo acordado.
Willi de Black ahondó en el “vía crucis” que es cobrar y el estancamiento de trámites en la dirección financiera. Patricio Montaleza solicitó clasificar en dos partes a la cultura: lo administrativo por una, y la realidad de los gestores culturales por otra.
En ese mismo ámbito administrativo; Wendy Aguilar apuntó a la creación de una ordenanza para el Sistema de Cultura; mientras Diana Quinde estimó eficiente la reestructuración de la Dirección de Cultura con mayor independencia y la creación de vínculos con la academia y la empresa privada. Las voces fueron muchas, incluso se abordó el de la restauración del Teatro Casa de la Cultura. (BSG)-(I)

Algunos compromisos

Pedro Palacios, alcalde electo, resaltó las inquietudes que tiene el sector de la cultura; expresó el compromiso de la administración y Concejo Cantonal para apoyar al sector. “Cuenten con nosotros para trabajar de manera objetiva y dar soluciones sostenibles, sustentables y de largo plazo”, dijo Palacios.
Desde los concejales electos hubo respuestas: fiscalizar la Dirección de Cultura es la propuesta de Andrés Ugalde. Javier Barrera tiene la visión de hacer de la cultura el cuarto pilar de desarrollo. Daniel García apunta a la importancia de hacer la ordenanza con presupuestos participativos para cultura. Iván Abril habló sobre el sistema de pagos y el refuerzo a la Bienal.
Para Omar Álvarez los esfuerzos serán por el renacer de la cultura. Marisol Peñaloza resalta el trabajo en las parroquias rurales. (BSG)-(I)