Se cumple un año de las denuncias públicas contra César Cordero

1627
Jaime Palacios y Paúl Vera, miembros de ALZAS, observan un mural con algunas fotografías de las víctimas de César Cordero. LCC

Por Karla Crespo

Hace un año el actual Concejo Cantonal resolvió otorgar a César Cordero Moscoso, exsacerdote de la ciudad, la presea Santa Ana de los Cuatro Ríos de Cuenca, el reconocimiento más importante que se entrega en las fiestas de fundación, por sus “trascendentes servicios”. La presea no se otorgó y las denuncias en contra de Cordero por haber abusado sexualmente a niños y adolescentes de instituciones educativas que fundó se hicieron públicas y tomaron fuerza.

Jorge Palacios, una de las víctimas, fue el primero en pisar los medios nacionales y locales para denunciar a Cordero esta vez ante las cámaras. No era la primera vez que Palacios buscaba justicia, dado que en el año 2010 presentó la denuncia a la Junta Cantonal Protectora de Derechos, la que adoptó como medida la prohibición de acercamiento a los niños y a los planteles educativos. Y el proceso, como cuenta Jaime Palacios, hermano de Jorge y secretario de la asociación ALZAS contra los abusos sexuales, fue remitido a la Fiscalía.

Las denuncias también llegaron a la Iglesia. En 2010 Jorge Palacios y su hermana María presentan una denuncia ante la Arquidiócesis de Cuenca y ante Monseñor Antonio Arregui, expresidente de la Conferencia Episcopal del Ecuador y actual arzobispo de Guayaquil, pero no tuvieron respuestas.

Las reacciones comienzan a raíz de las denuncias públicas realizadas hace un año. Cuando la hermana de Jorge, María Palacios, decide enviar una carta al alcalde de Cuenca Marcelo Cabrera pidiendo que no se entregue la presea y días después convoca a una rueda de prensa en la que Jorge nuevamente da su testimonio. Las denuncias comienzan a ser escuchadas.

“Justicia”. Esa es la palabra que Jaime repite varias veces. Es positivo y dice que trabajan para conseguir justicia. Afirma que “el hecho de que la iglesia ecuatoriana y el Vaticano hayan expulsado a Cordero ya es un logro” (…) “Ha sido un año de éxitos”, indica. La noche del cuatro de octubre de 2018 mediante un comunicado la Arquidiócesis de Cuenca y después de un proceso canónico da a conocer la “dimisión del estado clerical de manera permanente y perpetua en el tiempo”. La iglesia aplicó su máxima pena. Este fue el último comunicado por parte de la Arquidiócesis de Cuenca, que ha dado por cerrado el caso.

Esta decisión, sin embargo, no exime a Cordero de las acusaciones legales. Pedro Gutiérrez, vocero del colectivo Abusos de fe, asegura que el tema de la consulta popular realizada en febrero de 2018 donde se aprobó la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes abre otro debate para poder proceder de manera penal a Cordero.

Gutiérrez explica que la ley no tiene carácter retroactivo (…) Toda la creación de la ley es para lo venidero. El año pasado hubo una resolución por parte de la Corte Nacional de Justicia y el Consejo de la Judicatura que se pronunciaba sobre la retroactividad de la ley; no obstante, es la Corte Constitucional el órgano encargado de debatir este tema.

El día de ayer martes, según fuentes de Gutiérrez, el Grupo Parlamentario por los derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes concluyó como punto de trabajo para el 2019 el análisis de la consulta popular sobre la imprescriptibilidad de los delitos sexuales y se envió una consulta a la Corte Constitucional desde la Asamblea Nacional.

“Esta decisión es un punto de quiebre, porque ya sería la Corte Constitucional de manera formal la que tendría que dar esa interpretación. De ser favorable ya se podría hacer justicia en estos casos específicos, que son solo seis los que han denunciado a César Cordero”, explicó el vocero del colectivo Abusos de fe.

Durante estos 12 meses César Cordero ha perdido su título como sacerdote, cuatro insignias, un monumento de varios metros que estuvo durante años en la universidad que fundó (…) “Y su privilegio de hombre ilustre de la ciudad (…) El secreto a voces por fin fue revelado y no queremos que pague solo él, sino todo sus cómplices y encubridores. Que el juicio correspondiente ya sea penal o civil inicien, porque estoy más que seguro que después de eso saldrán muchos más”, finaliza Jaime Palacios. (KCJ) -(I)

Ciclo de plantones

Desde hoy ALZAS inicia un ciclo de plantones todos los miércoles a partir de las 08:30 en las inmediaciones de la Fiscalía con el fin de conocer los avances que ha realizado este organismo. “Ya ha pasado un año y realmente no se sabe nada por parte de esta institución, lo que pedimos es un seguimiento”, menciona Jaime Palacios. La semana pasada esta organización abrió un consultorio jurídico para acompañar legalmente de manera gratuita a víctimas de abuso sexual; además, ALZAS forma parte del colectivo Coalición Contra el Abuso que está integrado por grupos de víctimas de abusos sexuales. El miércoles 17 de abril realizarán una marcha en Quito frente a la Fiscalía General del Estado para pedir a la nueva Fiscal, Diana Salazar, el seguimiento y activación de los casos de abusos sexuales.