No hay paso por la vía Cuenca-Girón-Pasaje

Rocas gigantes se desprendieron de un talud y cayeron sobre la calzada de la vía

1869
vía Cuenca-Girón-Pasaje
El desprendimiento de rocas ocurrió en el kilómetro 95, cerca de la represa de San Francisco.

Un nuevo desprendimiento de material de un talud volvió a caer sobre el kilómetro 95 de la vía Cuenca-Girón-Pasaje la madrugada de ayer. Según el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, el suceso ocurrió alrededor de las 4:30, lo que provocó que se interrumpa el paso vehicular por la zona.

Tras el hecho, maquinaria y obreros del ministerio fueron movilizados hasta el sector con el objetivo de remover el material que estaba sobre la calzada, sin embargo se llevaron una gran sorpresa porque sobre la vía se habían asentado rocas gigantes, que en un principio se creyó que podía ser removido solo con las máquinas.

Hasta pasado el mediodía, los obreros trabajaron en el lugar donde había ocurrido el desprendimiento, no obstante, el trabajo se volvió complicado porque las piedras eran muy grandes y pesadas, por lo que se decidió utilizar dinamitas para que el material pétreo sea fragmentado y pueda ser removido con una retroexcavadora.

Después de los trabajos y evaluaciones de los obreros, el ministerio emitió un comunicado para informar que la vía continuaría cerrada por lo menos hasta hoy debido a la magnitud de las rocas. Por lo tanto recomendaron a los choferes de vehículos livianos utilizar como vías alternas: Minas-Tablón-Pucará, y San Rafael de Zharug-Tendales.

Mientras que para los choferes de vehículos pesados y extrapesados se les recomendó dirigirse hacia la provincia del Guayas por Cañar para luego dirigirse hacia la provincia de El Oro.

Vía con problemas

Desde hace varias semanas, sobre la calzada de la vía Cuenca-Girón-Pasaje se puede observar tierra y piedras. Los problemas empiezan luego de pasar por Victoria del Portete: el material pétreo, en menor cantidad, está sobre la vía, pero, al pasar por Santa Isabel, aproximadamente desde el kilómetro 70, la tierra y las piedras han obligado a los choferes a hacer maniobras para esquivarlas.

En un principio, el mayor problema se presentó en el kilómetro 86: un deslizamiento de tierra de grandes proporciones obstaculizó el paso de la vía. Tras una evaluación preliminar, técnicos del Ministerio de Obras Públicas decidieron realizar un estudio para buscar una solución, ya que los desprendimientos se han reiterado, lo que ha obligado a que la maquinaria y a los obreros a realizar limpiezas a diario para evitar accidentes y para evitar que la vía se cierre. (AWM)-(I)