A Jhon Rodríguez le cuesta consolidarse como profesional

El volante guayaquileño no daba de qué hablar en su etapa formativa. El alcohol obstaculiza su buena proyección

708
Jhon Rodríguez (8) cumplió con normalidad los trabajos de pretemporada con el Deportivo Cuenca.

Independiente del Valle es un ejemplo en el manejo de divisiones formativas en el Ecuador. Los psicólogos dan charlas sobre valores, sexualidad y prevención de consumo de alcohol y drogas con el propósito de lograr una formación integral del futbolista.

Los planteles de la Primera División cada vez se nutren de jugadores jóvenes y canteranos con hambre de ganarse un espacio en el profesionalismo pero también con un alto riesgo de caer en diversas tentaciones de no contar con un respaldo social, cultural y profesional que les ayude a llevar una vida disciplinada.

El guayaquileño Jhon Rodríguez (22 años) fue uno de los jóvenes futbolistas de proyección que llegó a Deportivo Cuenca en el 2018. Después de transitar algunos años en divisiones formativas empezó a ganarse un espacio en el profesionalismo, sin embargo, hoy su nombre trasciende en el contexto nacional por faltar a las normas de conducta establecidas por el Club.

Rodríguez empezó su carrera de futbolista a los 12 años en Toreros FC, filial de Barcelona SC. Por sus dotes con el balón, a los 16 años se sumó a las canteras de Liga de Quito donde fue visto por Javier Rodríguez.

El seleccionador nacional le tomó en cuenta para el Sudamericano U17 de San Luis, Argentina, en el 2013. En dicho torneo compartió la titularidad con Anthony Bedoya. Después de su experiencia internacional regresó a Toreros FC y en el 2016 se sumó a las inferiores del Barcelona SC.

Tras jugar 40 partidos con las reservas, Deportivo Cuenca le abrió las puertas en enero del 2018. Su buen rendimiento llevó al Club a ofrecerle un contrato hasta el 2022 el nueve de agosto del 2018. Además adquirió sus derechos deportivos y el 90 % de los económicos.

Cuando empezaba a deslumbrar en la titularidad, por su gran capacidad de recuperación y creación, el 17 de octubre del 2018 fue relegado a las reservas por supuesto bajo rendimiento (aunque trascendió que la razón de fondo tenía que ver con el alcohol). El DT Richard Páez levantó la sanción y regresó al plantel profesional. (BST)-(D)

Inflexible con las normas de conducta

El 22 de marzo del 2019, a las 02:45, Rodríguez fue detenido por conducir en estado etílico. En el examen de alcoholemia los agentes de la EMOV comprobaron que tenía un grado de alcohol de 1,1 g/l. José Peralta, juez de la Unidad Penal de Cuenca, sentenció al jugador con 10 días de prisión, la reducción de 6.66 puntos de su licencia y una multa económica de USD 525,32.

A través de un comunicado, el Club señaló que la Comisión Jurídica sugerirá la respectiva sanción acorde al Reglamento Interno de Trabajo. Empero, el DT Luis Soler manifestó que Rodríguez no entrenará ni jugará con el primer plantel en lo que resta del año.

“Mis jugadores en su día libre saben que pueden ir a bailar, que se pueden acostar tarde, que pueden salir con la novia, con la amiga, etc., lo que no pueden es tomar… Evidentemente estamos todos shockeados porque el comportamiento de toda la plantilla durante estos tres meses había sido impecable…”. (BST)-(D)