Las dos versiones sobre el supuesto cobro de diezmos de Esteban Bernal

3496
Bernarda Ordóñez, exasesora de Esteban Bernal, durante la entrevista con este Diario vía Skype.

Bernarda Ordóñez, exasesora legislativa de Esteban Bernal, aseguró que la denuncia presentada por Sebastián Cevallos respecto a que el exasambleísta “habría recibido diezmos de sus asesores” para pagar los gastos de un chofer personal “carece de sustento lógico jurídico”, dado que el servicio de movilización fue contratado de manera lícita y cancelado directamente por los asesores cuencanos tras un acuerdo que tuvo lugar en el ámbito privado.

Ordóñez refiere que cuando el equipo legislativo de cuencanos llegó a Quito para trabajar con Bernal sostuvo una reunión para organizar el tema logístico en lo inherente a la gestión en la Asamblea. Ese día se tomaron dos decisiones: vivir todos en el mismo sector y pagar a medias el servicio de un chofer que los traslade a las diferentes actividades que suponía atender la agenda, pues ninguno tenía carro en la Capital.

“La agenda empezaba a las 06:00 y necesitábamos movilización para hacer más efectivo nuestro trabajo. Barajamos diferentes opciones, elegimos la más económica y lo pagábamos de nuestras remuneraciones personales (…) A mi nadie me ha obligado a nada. Contratar este servicio desde el punto de vista jurídico es algo completamente legal y lícito”.

Ordóñez asegura que el contrato se dio con “todas las garantías legales desde un acuerdo entre privados” y el pago se hacía a través de sus facturas personales. “Pagué impuestos por este servicio, es completamente legal. Se trata de tres personas adultas que viajamos de Cuenca a Quito por trabajo, no conocíamos la ciudad, no teníamos carro y decidimos contratar movilización”.

El sueldo de USD 800 mensuales que percibió Germán Purcachi Moreta durante dos meses y medio fue pagado en partes iguales por Ordóñez y el asesor de comunicación, en tanto que Bernal asumía los gastos de alimentación de todos los integrantes del equipo durante la jornada de trabajo, además de los costos de las rutas y viajes extra del chofer como traslados urgentes al aeropuerto, por ejemplo.

“Hacía transferencia electrónica, al igual que el excolaborador (asesor de comunicación) que fue desvinculado por conductas inapropiadas que no voy a mencionar por respeto a su familia y con quien curiosamente mantuve esa conversación por WhatsApp. Me llama la atención la ligereza con la que el señor Cevallos expone mi imagen a través de unos chats con una persona que curiosamente fue desvinculada del equipo legislativo (…) Se quiso maliciosamente engañar a la opinión pública como que nosotros hubiéramos desconocido que se contrató un chofer”.

Sebastián Cevallos, subdirector nacional de Unidad Popular, denunció ayer en redes sociales que Esteban Bernal habría recibido diezmos de sus asesores durante sus funciones como asambleísta del Azuay para la contratación de un chofer.

“Hoy denunciamos nuevos actos que están contra la moral. Pruebas demostrarían que Esteban Bernal habría recibido diezmos de sus asesores. Aquí una parte de los cobros en favor del chofer”, dijo Cevallos en Twitter.

Cevallos publicó como supuestas pruebas depósitos correspondientes al año 2017 y capturas del chat de WhatsApp.

Esto es lo que manifestó ayer Cevallos en Twitter: