De lo peorcito

Marco Antonio Piedra Aguilera Twitter:@mpiedra0768

234

Es cierto, durante muchos años nos hemos acostumbrado a ser los espectadores ilusos y hasta cierto punto ingenuos, al creer todas las barbaridades y atrocidades que han sabido expresar aquellas personas que compiten en una contienda política por los votos ciudadanos. No obstante, sin temor a equivocarnos podríamos expresar que en la presente contienda electoral se han rebasado todos los límites de la ética, el respeto y la honestidad.
Partiríamos de una condición completamente negativa y deplorable, la cobardía y la falta de principios que algunos contendientes han demostrado al respaldar e impulsar la creación y el actuar de estos famosos “troll centers”, herramientas que se caracterizan por su nivel de embuste y cobardía pues mediante la utilización de perfiles de usuario inexistentes, se encargan de regar cualquier tipo de noticia, podría ser verdadera o ficticia, cuyo fin ulterior es el de desprestigiar la imagen de una persona. Fácilmente se puede concluir que, quien está por detrás de todo esto no tiene la suficiente valía de pararse frente a un micrófono o medio de comunicación y manifestar pública y abiertamente un determinado hecho.
Muy pocos son los candidatos que han sabido transmitir su ideología de hacer política en conjunto con su plan de ciudad que pretenderían aplicar una vez que se les declare como vencedores. Como ciudadanos, tenemos la obligación de otorgar nuestra voluntad a aquella persona que comulgue con nuestros ideales y convicciones, hagamos que el día de mañana quien nos represente sea un fiel reflejo de lo que nosotros somos. No permitamos que se auto declaren como pseudo autoridades esas personas que en muchos casos ni siquiera sus discursos públicos son producidos por su intelecto. (O)