Combatir la contaminación

304

“La contaminación seguirá provocando millones de muertes prematuras en el mundo hasta 2050, sobre todo en África, Asia y Oriente Medio, si no se acelera la protección del medioambiente”, es la nueva advertencia que hace la Organización de Naciones Unidas a través del Informe Mundial de Medioambiente, presentado en estos días y que ha merecido reseñas en los medios de comunicación de todo el mundo. El llamado y la advertencia no son nuevos pero se suman a un clamor que empieza a ser escuchado en algunos países. Lamentablemente hay otros en los que se sigue privilegiando la explotación desmedida de la naturaleza y sus riquezas en detrimento del ambiente y con ello del equilibrio de la vida en el planeta.
Los datos que se presentan en el informe y las previsiones que se hacen para los próximos años deberían ser un llamado fuerte a la acción de los gobiernos y de la sociedad en general en todo el mundo. La contaminación del aire es hoy la causa de entre 6 y 7 millones de muertes prematuras anuales, se señala en el informe, al mismo tiempo que expresa que, la resistencia a los antibióticos, provocada por la contaminación de las aguas será para mediados del siglo, la primera causa de muerte en el mundo.
El peligro que trae la contaminación y las secuelas que son ya visibles, no pueden y no deben ser solamente objeto de estudios y advertencias. Es urgente que los gobiernos centrales y locales asuman el combate a la contaminación como una prioridad en sus políticas. No es un problema de otros países. Es un problema de todos. Trabajar con la sociedad a través de sus organizaciones así como de la familia es fundamental para aunar esfuerzos. Y, la educación sigue siendo un instrumento poderoso para prevenir que en el futuro aumenten los problemas de contaminación. Los jóvenes de hoy tienen aquí una gran tarea que cumplir evitando los errores que se han dado hasta ahora en las relaciones del ser humano con la naturaleza.