Julio Chuqui: ser entrenador no es una tarea fácil, se trabaja con seres humanos

El profesor será reconocido por la Federación Deportiva del Azuay como el Mejor Entrenador del 2018

713
Julio Chuqui tiene a su cargo cerca de 12 atletas de Alto Rendimiento y alrededor de 30 deportistas en etapa de formación. Entrena incluso a deportistas paralímpicos. SU especialidad es el semifondo, fondo y marcha.

La responsabilidad es su mejor aliada. Ser demasiado perfeccionista, quizás uno de sus mayores defectos. El trabajo le apasiona, sólo que absorbe gran parte de su tiempo. Por eso en los contados momentos libres procura pasar con la familia, disfrutar del campo, escuchar buena música –de preferencia pasillos nacionales- y si se dan las condiciones, servirse un buen plato de costillas asadas o un buen cuy.

Detrás de su fase como entrenador está un ser humano que siente y tiene sueños como todos, una persona que a pesar de los éxitos alcanzados a lo largo de sus 48 años de vida, es sencillo, amigable y evita vanagloriarse de reconocimientos personales como el que recibirá este 15 de marzo en el Festival de Campeones por ser el Mejor Entrenador del 2018 para la Federación Deportiva del Azuay.

Es Julio Chuqui quien dice sentirse afortunado de poder combinar la teoría y la práctica al desenvolverse además como docente en la Universidad Politécnica Salesiana. Nació en Quingeo pero desde los seis años radica en la capital azuaya.

Su formación académica empezó en la Escuela Hernán Cordero. Por una beca, sus estudios secundarios los hizo en La Salle (nivel Básico) y en el Antonio Ávila (nivel Diversificado). En la Universidad del Azuay obtuvo los títulos de Profesor de Segunda Enseñanza – Mención Atletismo y Licenciado en Ciencias de la Educación – Especialidad Cultura Física. Es Magister en Cultura Física y Máster en Entrenamiento Deportivo. Además es Entrenador de Atletismo Nivel V de la IAAF.

Gran parte de su filosofía de trabajo y de la vida se resume en los colores de Chuko’s, su agrupación atlética en proyecto de alcanzar personería jurídica. “El blanco simboliza el trabajo limpio…, el negro, el trabajo duro bajo cualquier condición…, y el verde, la esperanza de que con ese trabajo vamos a llegar a una medalla olímpica”. Además tiene cifrada la fórmula: Σ=H+T=TT (La suma de humildad y trabajo es igual a triunfo).

– ¿Cuán complejo resulta ser entrenador?
No es una tarea nada fácil porque usted trabaja con seres humanos que tienen problemas afectivos, académicos, económicos, familiares, sentimentales… que afectan el rendimiento deportivo. Yo acudo a internet y a diferentes instancias para ver cómo puedo paliar esa naturaleza compleja del ser humano. Nosotros debemos convertirnos en los amigos, psicólogos, muchas veces hasta somos solapadores de muchas cosas…

– ¿Cuáles son las características que debe tener un entrenador?
Constancia, paciencia porque los resultados no son de la noche a la mañana, son producto de un trabajo sistemático, planificado, guiado, organizado y evaluado. Se evalúa no sólo al fin de mes o año sino día a día considerando los principales elementos de la preparación: Volumen, qué tiempo va a entrenar, qué kilometraje va a correr en el día; Intensidad, a qué ritmo, a qué tiempos; y Densidad, la relación trabajo-descanso… Yo puedo hacer 10 repeticiones de mil, todas a tres minutos como estaba planificado pero si tenía programado que descanse dos minutos entre repetición y se pasa el límite, entonces la sesión de ese día no se cumplió al 100 %. Esos son apenas tres factores, de allí hay las mediciones y controles de lactato, de frecuencia cardiaca, etc., etc., no es cosa de ponerse un cronómetro, un silbato, decir chicos salgan y tomar tiempo, eso sería una tarea demasiado fácil y no redundaría en resultados positivos…

– ¿Cómo fueron sus inicios?
Recuerdo que mis familiares nunca estuvieron de acuerdo a que haga deporte pero a escondidas o a la fuerza, con hablados o regañadas de mis padres salía y realizaba lo que me gustaba… Logramos compaginar tres actividades: entrenar por la madrugada, trabajar durante el día y estudiar por la noche hasta obtener mi título universitario…
He hecho de todo en mi vida. Todo por la derecha. Yo lustraba zapatos los sábados y domingos en el parque Calderón…, nuestras manos quedaban con anilina y el lunes que llegaba a la escuela las escondía para que la gente no se diera cuenta de mi realidad. Ahora me doy cuenta que hacía mal… Mi mamacita, en las tardes, vendía frutas en el mercado, en el Otorongo… nos pelaba una piña, ponía en un charol y nos íbamos a vender al frente (por San Roque) donde salían los carros que iba al Portete, Tarqui, El Valle, Santa Ana… Mi madre, nos enseñó a trabajar, a ser fuertes, a ser responsables… (BST)-(D)

Transición deportista-entrenador

Chuqui participó dos veces en el San Silvestre de Sao Paulo. En 1996 ocupó el puesto 22 en la General y fue segundo en su categoría. Era especialista en 1.500, Obstáculos, 5.000, 10.000, medio maratón y maratón.

En 1997 fue medallista de plata en Maratón durante los Juegos Bolivarianos de Arequipa; un año después fue quinto en el Iberoamericano de Maratón en Rio de Janeiro. Además fue quinto en el Panamericano de Medio Maratón en Guyana. También participó en los maratones de Nueva York, Los Ángeles y Otawa (tercero).

En el 2001 se retiró de la actividad competitiva tras sufrir una caída durante una competencia de Cross Country en Estados Unidos que lesionó su columna entre la cuarta y quinta vértebra lumbar. Alrededor de seis meses estuvo en rehabilitación para recuperar la movilidad en su extremidad izquierda.

En el 2002 empezó a trabajar como entrenador en la Escuela Hernán Cordero. En el 2004 el colegio Técnico Salesiano le abrió las puertas. Desde el 2007 es entrenador en Fedeazuay donde también fue director del Departamento Técnico Metodológico desde el 006 hasta el 2009.

Su esposa Diana Ramón es Licenciada en Cultura Física y entrenadora en el área de lanzamientos de Fedeazuay. Chuqui fue quien la indujo a seguir esta carrera para que comprenda como es su día a día ya que empezaba a darse problemas en el núcleo familiar porque pasaba más tiempo con sus alumnos y deportistas. (BST)-(D)