Versión andina de Bodas de Sangre

Actores de Barojo estudian con músicos extranjeros la propuesta musical para este trabajo.

699
Rubén Eleazar Tabarés y Diego García visitaron Pumapungo para contextualizar el ambiente andino de la composición musical. LCC

Desde la semana pasada, músicos españoles se empapan de la obra y del ambiente andino, contexto en la cual se desarrollará la historia. Este es un aspecto indispensable para estudiar y proponer la música que acompañará a “TikinaYawarpak”, obra de teatro que se encuentra en pleno montaje y tiene como base el texto de “Bodas de sangre”, de Federico García Lorca.
Rubén Eleazar Tabarés y Diego García, músicos españoles, estudian e investigan la música latinoamericana o de esta parte del mundo para acoplarla a la historia. “Sentirla, más que estudiarla” eso dice García, quien llega a sentir los ritmos para proponer una música castiza, mestiza, de mucha conexión con la tierra, así de profunda y de mucho colorido.
El primer paso para engendrar la composición es asimilar lo sonidos de esta geografía y explorar. Esas sensaciones se acoplarán con el ambiente de los ensayos y la expresión de los actores, rasgos fundamentales para una composición. Tres músicos tienen a su cargo este trabajo de musicalización, los dos españoles y un artista peruano experto en melodías andinas. La expectativa se apodera de los compositores porque aún no saben que es lo que se va a crear.
De entrada, los actores sugieren a los músicos agarrarse del sonido para que no sea una actuación de provocaciones físicas, si no se sientan arrastrados por esa melodía, que ella les provoque formas de respirar, de expresarse, en “TikinaYawarpak” el sonido y la música son aspectos fundamentales, porque darán el ambiente que no se puede llevar a través de la escenografía.

Diversos ritmos

Una obra sonora con componentes de música para momentos bailables, melancólicos, crudos, así se concibe este trabajo, con sonidos con los cuales se pueda jugar par a transportarse y transportar al espectador, porque la obra como tal es un proyecto que se compone con la presencia de artistas de varios países y está pensado para estrenarse fuera del Ecuador.
Esta versión andina, serrana, de “Bodas de Sangre” se estructura de tal forma que públicos de otras partes del continente pueda comprenderla, contextualizarla, tal como le pasó a García Lorca, pues cuando se lo lee, sus obras son una invitación a la España de las primeras décadas del siglo XX.
Entonces basados en esa fórmula y en la dramaturgia propuesta por el escritor español, el grupo de teatro Barojo toma aspectos de la sociedad rural de Cuenca para entregarla a públicos de otras latitudes y a los coterráneos también.

El trabajo incluye una investigación de los ritmos ecuatorianos porque la obra tiene manufactura nacional, no por ello se deja de lado esa conexión con la España profunda que se trae de Lorca, para de ese modo representar y, de un modo sonoro, ese punto de encuentro entre las dos culturas. (BSG)-(I).

Trabajo creativo

Para lograr una propuesta contundente, sólida, en materia de música se determinaron tres fases de trabajo: primera, conocimiento, conexión con todo el equipo; segunda, el período de composición y exploración de ideas de los músicos y de los elencos; tercera, con el material recopilado se llegará la grabación.
En materia de montaje, marzo es un mes para la generación del boceto, en abril se ensamblan cada una de las partes y, en mayo, será el estreno. Todas las fases contemplan labores conjuntas de actores, músicos, diseñadores de vestuario, maquillaje, luces. (BSG)-(I)

CÁPSULA

Objetivo es lograr composiciones con sentido, una obra que comuniquen provoque sensaciones que solo la melodía sabe hacerlo.