Industria hotelera tambalea

Hoteleros exhortan al Municipio de Cuenca a disponer una moratoria, de tal forma que ya no se autorice la creación de más hoteles en la ciudad.

2982
Tefy Cando, gerente del hotel “TRYP by Wyndham Zahir”, gestionó la fusión con esta firma internacional como una de las estrategias para fortalecerse. ACR

Proliferación de hoteles y tarifas impuestas por los grandes hoteles agitan el panorama

Una herramienta fundamental para la correcta gestión hotelera a fin de tomar acertadas decisiones es el punto de equilibrio, un indicador que revela si el hotel está ganando o perdiendo.

La aplicación de este método da a los dueños del hotel la información real sobre el monto mínimo de ventas (ingresos por la tarifa que cobra al huésped) necesarias para no perder.

En el punto de equilibrio, al subir el nivel de ventas hay utilidad y al bajarlas, pérdida. Se clasifican los costos fijos y los variables y se elabora un estado de resultados.

Y para llegar a este punto de equilibrio, el hotel debe alcanzar cierto monto de ventas y así cubrir todos sus costos y generarse utilidad.

Y en esa búsqueda del punto de equilibrio, o al menos para igualar ingresos y costos totales, algunos hoteleros en Cuenca han optado por bajar sus tarifas.

Pero, al cobrar un precio menor a los huéspedes, automáticamente afectan a los hoteles medianos y pequeños, porque indirectamente los obligan también a bajar sus tarifas para captar clientes, pues comienza a existir una mínima diferencia de precios entre ellos.

A esta conclusión llega el cuencano Carlos Andrade, dueño de Hostal Monasterio de Colección, que la semana anterior cerró sus puertas al público, porque ya no pudo sostenerlo.

Bajó la ocupación en sus 10 habitaciones en los últimos tres años; pero en el reciente feriado de carnaval tocó fondo, por lo que resolvió cerrar.

Esta decisión no la improvisó, la analizó tiempo atrás. Él abrió las puertas de su hostal hace seis años con una tarifa de 60 dólares, pero 2018 terminó cobrando 36 dólares, incluido desayuno e impuestos.
“Bajé la tarifa a casi la mitad no porque quería, sino porque el mismo mercado hizo que llegue a ese punto”, declara.

De nada sirvió el estudio de mercado que Andrade aplicó antes de montar su negocio hotelero, ya que, según afirma, no sabía que eran cifras y datos estadísticos no reales, por lo que exhorta a las autoridades a actualizar la información sobre la verdadera oferta y demanda que existe en el austro y decir la verdad: ya no deben construirse más hoteles.

Esto, porque la demanda no es alta y la “guerra de precios” entre hoteleros es fuerte y, a la larga, seguirá aniquilando a los hoteles más pequeños, señala Andrade, quien revela que ante un panorama nada alentador, él también ha optado por “esperar” que alguna empresa le proponga arrendar su instalación.

Ocupación

En los últimos años, la industria hotelera local se enfrenta a un nuevo escenario económico complejo, por la baja ocupación, que ha motivado a que algunos dueños de hoteles para no quebrar, los pongan en arriendo a firmas locales, nacionales o internacionales.

A la presente fecha: hotel Crespo es alquilado por la empresa mexicana Selina; Pinar del Lago por la empresa ecuatoriana “nASS”; hotel Santa Ana por la empresa ecuatoriana “Riajsotel”; los hoteles Conquistador y Presidente, por la empresa quiteña “Comisersa”; hotel San Rafael por el cuencano grupo Vintimilla.
También son alquilados por otras personas la Hostería Uzhupud (Paute); y, el hotel Don Quijote. (ACR)-(I)

Segmentos diferentes

Jorge Gutiérrez, colombiano, gerente de hotel Four Points by Sheraton, abierto hace un año y medio en Cuenca, exhorta a no comparar segmentos diferentes, lo que sucede con la tarifa de su hotel nunca afectará a los medianos o pequeños.

Por una razón “acá llega el gerente, el dueño de una empresa, ejecutivos de las grandes industrias…es otro nivel”.

Remarca que es una distorsión pensar que una tarifa baja del Four Poins afecte a los demás “no somos competencia de la hotelería de 30 ni 50 dólares porque quien puede pagar 20 o 40 dólares pagará eso, no 100 dólares…desde ese punto de vista no acabamos la hotelería en Cuenca desde que ingresamos”.
Según este funcionario, quien trabaja para el operador internacional GHL, ellos buscan mercados: clientes de Guayaquil, pero el top más alto de Samborondón…o de Quito, Machala, Loja que puedan pagar la mejor tarifa.

Asegura que la tarifa de fin de semana en el Four Points bordea los 100 dólares, jamás 60 dólares. Sin embargo, Gutiérrez reconoce que plataformas mundiales de reservación como Booking.com exhiben ciertas tarifas.

Y explica “nosotros orientamos las tarifas, usualmente manejamos las que sobrepasan 70 y 100 dólares o más; eventualmente como hay acuerdos con esas empresas, ellos pueden, de pronto, aplicar un descuento de una tarifa especial y que, en algún momento, pongan una tarifa que baje de 70 dólares, pero no es la característica y no puede ser en temporada alta…de pronto, la noche de un domingo”.

El argumento de Gutiérrez para no cobrar sobre los 100 dólares, pese a que el Four Points es marca internacional de 5 estrellas en Cuenca, es porque sería decirle al huésped “no venga a mi hotel”. (ACR)-(I)

Fusión: Zahir-Wyndham

El hotel Zahir, de la familia Cando, construido con un préstamo de la banca, el cual seguirán pagando los próximos diez años, viene aplicando diversas estrategias para optimizar costos y lograr una ventaja competitiva, pero sin reducir la tarifa porque eso sería quitarle calidad, dice Tefy Cando, gerente.
Desde hace cinco años, cuando Zahir, hotel 4 estrellas de lujo, inició operaciones con sus 45 habitaciones, jamás ha bajado su tarifa en menos de 68 dólares.
Y para anclarse ante los ojos del mundo, la gerente resolvió fusionarse con la firma internacional “TRYP by Wyndham”.
Wyndham tiene 8.000 hoteles en el mundo, con 20 submarcas y todas reciben una promoción internacional. (ACR)-(I)

No todos los hoteles alquilados
dan buenos resultados

Paolo Echeverria, gerente del hotel Santiago de Compostella, informa realidad actual. ACR

Pero no todos los casos de hoteles que se pusieron en alquiler, han resultado un éxito. De modo extraoficial se conoce que, en dos casos, sus propietarios demandarán al empresario porque la instalación, además que bajó la categoría y comenzó a cobrar tarifas muy inferiores, tuvo problemas con sus clientes por falta de mantenimiento y más.

Otro hotel, de 30 habitaciones, que fue inaugurado con una gran inversión fue el Santiago de Compostella, de Milton Murillo. Pero, con el paso del tiempo, no pudo sostenerlo porque no reflejaba crecimiento, entonces lo puso en concesión a una empresa, y esta luego de dos años y medio no le dio buenos resultados.

Por lo tanto, Murillo recuperó el hotel y contrató a un gerente, Paolo Echeverria, uruguayo, a que lo administre.

Y los resultados, en estos meses, se comenzaron a ver; en el feriado de carnaval, para sorpresa de otros hoteles, este registró casi el 98% de ocupación.

¿Qué pasó? hace cuatro años y medio, el Santiago de Compostella abrió con una tarifa de 70 dólares, ahora bajó a 55 dólares “tuvimos que bajar por la cantidad de hoteles y ofertas”, señala Echeverria.

“Te ves obligado a bajar
las tarifas”: Oro Verde Cuenca

El gerente del hotel Oro Verde, Marcelo Ferrari, argentino, señala que el cierre y alquiler de hoteles en Cuenca “no se da solo por tarifas, también hay una baja ocupación: el 35% de ocupación hace que los hoteles sufran mucho. La cantidad de hoteles que se abren realmente sí afecta la tarifa promedio”.

Confirma que nadie impone las tarifas a los hoteles, estos se mueven según el mercado, depende de la cantidad de ocupación. Por ejemplo, en feriados como el de noviembre, hay una ocupación al 100%, ahí todos tienen tarifa alta.

Pero “obviamente, que al haber poca demanda en la ciudad, te ves obligado en muchas ocasiones a bajar las tarifas porque sino, también te quedas fuera del mercado”.

¿Eso está pasando, Oro Verde se está bajando las tarifas, con diferentes argumentos, y está afectando al segmento pequeño de la hotelería?

Ferrari reconoce “todos los hoteles hemos bajado tarifas, por supuesto. Nosotros tenemos una baja muy interesante en la tarifa muy fuerte y, así, todos los hoteleros de Cuenca”.

Pero “los hoteles del medio están comprimidos por los hoteles grandes, en este caso: Four Points y Oro Verde, y nosotros al tener una competencia de tarifa, obviamente que esa tarifa se baja, se tiende a la baja y, por otro lado, el segmento de los hoteles del medio, los de 3 y 4 estrellas, están siendo comprimidos por los hoteles informales”. (ACR)-(I)