Etiopía inmoviliza los Boeing 737 MAX en un día de luto por la tragedia aérea

820
DAI15. Bishoftu (Ethiopia), 10/03/2019.- Wreckage lies at the crash site of Ethiopia Airlines Boeing 737 Max 8 en route to Nairobi, Kenya, near Bishoftu, Ethiopia, 10 March 2019. All passengers onboard the scheduled flight ET 302 carrying 149 passengers and 8 crew members, have died, the airlines says. (Etiopía, Kenia) EFE/EPA/STR

Etiopía inmovilizó hoy los Boeing 737 MAX 8 de su aerolínea estatal después de que uno de esos aviones se estrellara el domingo causando la muerte de 157 personas, en un día de luto nacional por la tragedia en el que se hallaron las dos cajas negras del aparato.

Ethiopian Airlines anunció la suspensión del uso de su flota de cuatro Boeing 737 MAX 8, mientras se investiga qué pudo provocar que el piloto, Yared Getachew, experimentara “dificultades” a los pocos minutos de despegar de Adís Abeba con rumbo a Nairobi, según reportó a la torre de control, y solicitara su regreso al aeropuerto.

La aerolínea estatal señaló en un comunicado que, tras el “trágico accidente”, optó por inmovilizar sus Boeing 737 MAX 8 con efecto a partir de ayer, día 10 de marzo, “hasta nuevo aviso”.

“Aunque no sabemos todavía la causa del accidente, tuvimos que decidir dejar en tierra esta flota como medida de seguridad extra”, agregó Ethiopian Airlines, la mayor aerolínea de África.

China e Indonesia también adoptaron esa medida de precaución para las aerolíneas que operan en esos países, mientras cunden las dudas sobre la seguridad del Boeing 737 MAX 8, cuyo fabricante veía hoy cómo sus acciones caían en Wall Street en reacción al siniestro.

Además, los equipos de rescate encontraron este lunes las dos cajas negras de la aeronave accidentada, cuya información podría ser clave para esclarecer el suceso, como ya sucedió hace unos cinco meses en Yakarta, cuando otro Boeing 737 MAX 8 se hundió en el mar de Java matando a 189 personas.

En esa ocasión, la caja negra reveló fallos en el sistema automático, algo que ya se había repetido en los últimos cuatro vuelos y que la compañía Lion Air aseguró haber solventado.

La bandera tricolor etíope (verde, amarilla y roja) permaneció hoy a media asta en todo el país en señal de duelo por las víctimas del accidente, de 35 nacionalidades.

Asimismo, familiares lloraron a sus muertos en la sede de Ethiopian Airlines en Adís Abeba y trabajadores de la Comisión Económica para África de la ONU (UNECA) guardaron silencio en memoria de sus compañeros fallecidos.

“Conocía a algunas de las personas que murieron en el vuelo”, dijo a Efe en la capital etíope el conductor de RIDE (plataforma similar a la empresa de transporte Uber), Dawit Getachew.

“He aprendido qué es lo importante en esta vida. Mira cómo se convirtieron de seres humanos sanos a cenizas en apenas unos minutos”, subrayó Dawit.

“Y mientras tanto nosotros seguimos peleándonos por el control de la tierra, divisiones étnicas y otros problemas menores”, agregó, como muchos otros que hoy reclaman a las élites políticas mayor unidad frente a la creciente rivalidad étnica, que ha provocado centenares de miles de desplazados en el país.

En Nairobi, los asistentes a la inauguración este lunes de la IV Asamblea de Medio Ambiente de la ONU (UNEA-4), que se celebra hasta el viernes en la sede de este organismo en Kenia, guardaron un minuto de silencio en honor a las víctimas, algunas de las cuales viajaban para asistir a este importante evento internacional.

Un total de 22 empleados de diferentes agencias de las Naciones Unidas murieron en el accidente, afirmó hoy en la capital keniana la directora ejecutiva de ONU-Habitat, Maimunah Mohd Sharif.

“El accidente del vuelo de Ethiopian Airlines ET 320 fue una pérdida terrible para los estados miembros de las Naciones Unidas y para la comunidad medioambiental”, remarcó la directora ejecutiva en funciones de ONU Medioambiente, Joyce Msuya.

Varios equipos de rescate, incluidos los de la Cruz Roja y los varios países como el grupo de emergencia israelí ZAKA, están desplegados en el lugar del accidente, a unos 42 kilómetros al sudeste de Adís Abeba y donde el impacto del avión causó un gran cráter- con la intención recuperar los restos de los cadáveres.

Ethiopian Airlines es la mayor aerolínea de África, con unos 16.000 empleados y 300 vuelos diarios no solo internacionales sino dentro del propio continente, además de contar con una muy buena reputación de seguridad aérea en sus 73 años de historia.

El último accidente registrado de esta compañía sucedió el 25 de enero de 2010, cuando un Boeing 737-800 cayó en el mar Mediterráneo, poco después de haber iniciado su viaje desde Beirut a Adís Abeba, lo que provocó la muerte de 90 personas. EFE