El Rotofest, una plataforma para proyectar el arte

Participaron bandas nacionales e internacionales y los mejores Dj’s.

953
Miles de seguidores participaron del Rotofest. PSR

Quien pensaba que el mundo digital había terminado y del todo con el sistema analógico en cuestión de sonido, se equivocó. Los sistemas convencionales de escuchar y programar música con cassettes, discos de vinilo y discos compactos prevalecen, resurgen.
“El vinilo se viene con fuerza”, argumenta Ángel Rivas, el agente de ventas de Sistem Pc, que ha sumado a su portafolio de productos aparatos para DJ como giradiscos o platos, indispensables para tocar vinilos.
Los jóvenes Dj se interesan por estas formas de programar y mezclar música. Y si eso pasa con los equipos, en la venta de discos también. Los soportes circulares negros que giran y suenan con la fricción de una aguja vuelven al mercado y por dos razones: colección o para sesiones de fiesta donde suenan en fusión con sonidos electrónicos.
No hay un estudio que certifique aquello, pero en la última edición del Rofofest 2019, que abracó una mega feria de diseño con 40 expositores de diferentes partes del país, se vio la presencia de gente que descubre el mercado y ofrece esos productos, incluyendo cassettes, cajas llenas de cinta magnetofónica. “Consumidores los hay y de todas las edades, adquieren por cultura y por nostalgia”, explican los proveedores de estos aparatos. Eso sí ellos se promocionan por redes sociales.
Ya ven, el Rotofest organizado por Rollo Colectivo va más allá de una cita para escuchar música, ella es la protagonista, pero a su alrededor giran otras cosas que Jaime Ulloa, el organizador, las vio, conoce y pone como ingrediente en cada edición.

Seguidores

El Roto de este año congregó a más 15.000 personas. El encuentro tuvo varias aristas. Para los públicos es un escenario diverso por el estilo de música que suena; para los músicos, es una plataforma de proyección; y para los organizadores es crecer en materia de cultura electrónica.
No hay mayor satisfacción para las bandas de rock que entrar y compartir en un mismo nivel con bandas nacionales e internacionales. Danny Galán, de Mr. Monkey, sabe que compartir escenarios con músicos extranjeros permite, aprender, relacionarse y abrirse camino. Los “Perros de Fu” que hacen rock alternativo opinan igual. Eric Peña ve en el Roto el escenario de promoción, aspecto que falta en el movimiento de rock local.
La música mueve los sentidos y a las masas también. El Rotofest se deslinda de los proscenios de cemento para ir al entorno natural. En el mega parque Tarqui-Guzho (sur de Cuenca), el silbido del viento y del río descansaron, los más de 20 mil vatios de potencia, irradió ritmos de rock con estilo de ska, punk y también sonidos electrónicos, porque el Roto no abarca solo al mundo de la música electrónica se convirtió en un festival de música independiente y de vanguardia.
Los públicos se adentran en este universo, electrónico y de rock. “Hay momentos en los que lo electrónico despunta, el rock despunta y lo mejor es juntar a los dos, siempre con propuestas que salgan de las tendencias de moda. El Rotofest no promueve música de moda sino música buena”, advirtió Jaime Ulloa.
Una pantalla inmensa, luces y cámara de humo para el encuentro que congrega, expone y proyecta artistas para que los bookings (especialistas en venta y comercialización de presentaciones y shows) si es de su interés también actúen, eso no es interés ni parte del Rotodest.
La tecnología, las composiciones, los públicos, han hecho del DJ una profesión. Siempre lo ha sido y como parte de esa visión profesional, el Roto incluyó en la edición 2019 un taller con Sebastián Narváez, donde los asistentes aprendieron instrumentación de guitarra, bajo e innovación.
Majo Orellana estudia música, desde hace cuatro años es DJ, conocer sobre ritmo y armonía alimentan sus composiciones. La joven muy pronto sacará sus discos, su satisfacción por ahora es mantener a la gente moviéndose al ritmo que propone. (BSG)-(I)

APOYO
Alfonso Matute o “Almad” es un psicólogo, él refuerza sus estudios con música, conocer el mundo psíquico le abre paso a entender mejor la programación de sonidos electrónicos.