James Stern, el activista negro que lidera el Movimiento Nacional Socialista, uno de los mayores grupos neonazis de EE.UU. (y cómo busca ahora destruirlo)

558
Stern es el nuevo presidente de uno de los partidos neonazis más grande de Estados Unidos.

Un líder negro para un grupo neonazi.

Parece una secuela de BlacKkKlansman, la nueva película de Spike Lee que el pasado domingo se llevó el Oscar al mejor guion.

Pero la realidad supera otra vez a la ficción.

James Hart Stern, un activista negro de 54 años, es el nuevo presidente del Movimiento Nacional Socialista (NSM, por sus siglas en inglés), uno de los mayores grupos antisemitas y racistas de Estados Unidos.

Y, al parecer, tiene ya un objetivo claro: destruirlo.

Según confirmó a BBC Mundo el Southern Poverty Law Center (SPLC), una ONG que rastrea movimientos supremacistas, Stern reemplazó en enero como presidente del NSM a Jeff Schoep, un connotado neonazi que aboga por un país “solo para blancos”.

Se desconoce cómo el activista llegó a la directiva de la organización, considerada por el SPLC como uno de los más extendidos “grupos abiertamente hitlerianos” del país.

Pero documentos a los que tuvo acceso BBC Mundo indican que el activista ya ha dado sus primeros pasos para “reformarlo”.

El Movimiento Nacional Socialista realiza frecuentes manifestaciones en las que rinden tributo a la ideología nazi.

Un oficio fechado en enero indica que Stern, ya como presidente, solicitó el cambio de domicilio y de representantes legales del grupo, que aparecía a nombre de Schoep y del abogado Elmer Woodard, la cara legal del supremacismo blanco en Estados Unidos.

Otro documento de la corte nombra a Stern como el representante en una demanda civil que alega que el NSM estuvo entre las organizaciones que provocaron “daños emocionales y económicos” a decenas de personas en la manifestación neonazi “Unite the Right” que tuvo lugar en 2017 en Charlottesville, Virginia.

Y su primer paso en ese sentido fue solicitar a un juez que declare al grupo culpable de conspirar para cometer actos de violencia durante el rally que dejó una persona muerta.

Documentos de la corte dan fe de los primeros cambios promovidos por Stern.

Hasta este fin de semana, ni Stern ni Schoep habían hablado públicamente sobre el tema.

BBC Mundo intentó contactarlos, pero no obtuvo una respuesta inmediata.

Sin embargo, en una página de Facebook que parece pertenecerle, el activista publicó este viernes un post con una noticia sobre la filtración de su nombramiento con un comentario críptico.

“Estaré haciendo la declaración más escalofriante sobre la raza desde el Caso de la Quema de Mississippi en 1964”, afirmó, en referencia a los asesinatos de activistas pro derechos civiles de los negros ese año.

Pero ¿quién es este activista y cómo se convirtió en el líder de los grupos neonazis más grandes de Estados Unidos?

¿Quién es James H Stern?

Stern, nacido en 1965 en Moreno Valley, California, es un reverendo protestante y defensor de los derechos civiles de los negros que lidera también el Ministerio de Alcance para la Reconciliación Racial, una organización “progresista e internacional que lucha por el cambio social”, según su página web.

Según el SPLC, se hizo conocido hace unos años por disolver un “notorio capítulo” del Ku Klux Klan (KKK).

De hecho, el ahora líder del grupo neonazi publicó en octubre pasado un libro titulado “Mississippi todavía arde”, en el que relata cómo fue el proceso con el que acabó con una célula de esa organización supremacista.

Según el libro, en el año 2010 Stern, quien cumplió cinco años de cárcel, compartió celda con un “gran mago” del Ku Klux Klan, Edgar Ray Killen, quien había sido señalado años antes por la muerte en 1964 de tres activistas negros que pedían el derecho al voto para los afrodescendientes.

Los miembros del NSM usan abiertamente símbolos nazis.

Tras su liberación, Killen le firmó un poder notarial y le entregó los derechos sobre unas tierras.

Stern, posteriormente, lo utilizó para disolver en 2016 el núcleo del KKK al que pertenecía el supremacista.

No fue la primera vez que un hombre negro se inserta en las filas de organizaciones de extrema derecha.

De hecho, BlacKkKlansman cuenta la historia real de Ron Stallworth, un agente de policía que se logró insertar en las filas del KKK y ascender dentro de ella.

Pero poco antes acabar con una célula del Klan, otro suceso casual lo llevó a uno de los mayores movimientos neonazis de Estados Unidos.

¿Qué es el NSM?

El NSM fue creado en la década de 1970 bajo el nombre de Movimiento Nacional Socialista de los Trabajadores Estadounidenses para la Libertad y reivindica las doctrinas de Hitler.

Según el SPLC, se mantuvo como un grupo marginal por años, hasta que a inicios de los 2000 se convirtió en una de las estructuras neonazi más notable del país.

Es conocido por participar en manifestaciones con uniformes que evocan los de soldados del Tercer Reich y organizan diferentes reuniones y eventos en la red, así como marchas en diferentes épocas del año.

Schoep, quien fue su líder desde 1994, la inscribió 10 años después como una organización sin fines de lucro.

Y, según contó Stern, su cercanía con Killen causó también curiosidad al otro líder neonazi.

Sus miembros utilizan indumentaria nazi.

En febrero de 2017, Stern anunció públicamente en su blog que se reuniría con el “Comandante del grupo supremacista blanco más grande del mundo” para discutir algunos cambios.

El reverendo Stern toma este grupo que ha vertido tanto veneno en el mundo con su propaganda racista para cambiar sus formas“, escribió entonces.

Explicó, además, que no era la primera vez que se reunían y atribuyó a sus gestiones el hecho de que el grupo cambiara la esvástica de su bandera por la runa Odal (otro de los frecuentes símbolos de los supremacistas blancos).

Pero nada más se supo desde entonces.

Stern asegura que influyó para que el grupo cambió la esvástica de su bandera por la runa Odal.

En una entrevista con The Washington Post el viernes, el reverendo contó que Schoep lo contactó en enero pasado para pedirle asesoramiento legal sobre la demanda por los sucesos de Charlottesville y sus posibles implicaciones financieras.

Le contó además, según su testimonio, que se sentía menospreciado por sus seguidores y excluido del movimiento nacionalista blanco que, según él, había barrido el país después de las elecciones presidenciales de 2016.

En páginas de redes sociales utilizadas miembros de partidos neonazis y consultadas por BBC Mundo se encuentran numerosos comentarios negativos de sus miembros sobre Schoep y el curso que le estaba dando al partido.

Algunas mencionaron incluso que el NSM vivía una “guerra interna” entre sus directivos.

Los supremacistas del grupo aseguraban no estar felices con la dirección de Schoep.

Y ahí, Stern asegura que vio el filón: le propuso que le pasara el control de la organización y de su sitio web.

El activista asegura que se limita a buscar consejos entre líderes judíos para determinar qué hacer con el grupo, aunque descartó la posibilidad de disolverlo de manera inmediata.

Pero su objetivo principal, dijo, es ofrecer un espacio para “educar” a los seguidores del NSM sobre la historia del Holocausto.

Está por ver qué piensan los miembros del movimiento neonazi sobre su nuevo líder.

(BBC Mundo)