Recomendaciones para el uso correcto de tarjeta de crédito

El cupo de una tarjeta es el límite hasta el cual me puedo endeudar, recuerdan analistas tributarios.

1638
Fuente: Asesor en Finanzas Personales, Mauricio Priego. Negocios Notimex. Diseño: César González.

Tarjeta de crédito da bienestar si se maneja correctamente

El cupo del “dinero plástico” es el límite hasta donde el dueño se puede endeudar.

Una tarjeta de crédito puede ser vista desde dos perspectivas: un medio de pago que suple el dinero físico o una forma de financiamiento.

Usarla como un medio de pago es la forma corriente, es decir, la persona le carga al gasto corriente; es importante recordar que al usar una tarjeta como un medio de pago se deben cancelar las cosas que son comunes, las diarias, señala Boris Barrera, doctor en Jurisprudencia, magíster en Derecho Tributario y catedrático en Derecho Mercantil.

Cuando se usa una tarjeta como una forma de crédito, ahí es cuando se habla de los “famosos diferidos”. Si la emplea como gasto corriente o diferido, dependerá del tipo de transacción que haga.

Si hace una transacción que es parte de su vida diaria, Barrera remarca que debe usar la tarjeta como gasto corriente, pero si la usa para bienes que duran, como muebles, aplíquela como crédito diferido.

Señala un error grave: usar la tarjeta bajo el sistema de crédito corriente, pero cuando llega el fin de mes, este préstamo implica que la persona debe pagar todo el gasto realizado porque es algo corriente (solo está supliendo al dinero); pero el es cuando llega a final de mes y no paga todo o solo cancela el mínimo.

El mínimo quiere decir que la persona le transformó a ese gasto corriente en un gasto diferido a diez meses con el interés a la tasa de consumo, que es una de las más altas del sistema financiero: 15,90 %, alerta el experto tributario.

Diferido

Entonces “es un error porque usted está gastando; está empleando la tarjeta de crédito para suplir bienes y servicios que son diarios, en un gasto que es diferido”.

¿Los bancos explican esto al potencial cliente? a criterio de Barrera es muy difícil que todas las entidades financieras le expliquen “porque es un grandísimo negocio para varias entidades, las tarjetas son una forma de colocar créditos a las tasas tal vez más altas del sistema financiero, tasas de consumo, y ellos nos invitan a que hagamos pagos mínimos…este tipo de pago lo único que logra es que yo solamente difiera el pago a diez meses con intereses”.

Además, es importante entender que el cupo de una tarjeta es el límite hasta el cual me puedo endeudar, si tengo una capacidad de ingresos limitados, no puedo pensar que con la tarjeta puedo incrementar mi capacidad de compra, no, porque la tarjeta es solo una forma de endeudarse de una manera más agresiva.
Recomendación: si hago consumos corrientes, gasto, al final del mes debo pagar todo lo que consumo, si compro leche, pan…eso no; pero si adquiero un bien que es duradero, un bien no suntuario: auto, ropa…ahí dependerá del tiempo que dure este bien, para diferirlo.

Barrera recuerda que en el tiempo diferido, durante ese lapso, la tarjeta “hace su negocio cobrando la tasa de consumo al 15,90%”.

Insiste no hacer pagos mínimos, porque se transforma el crédito corriente a diferido y “suma” lo que debía haber pagado a final de mes, a un crédito diferido.
Un llamado de alerta hace Barrera: cuando la persona tiene que “recurrir” a otra tarjeta, para pagar la primera.

Ofertas

Ingrid Mogrovejo, doctora en Jurisprudencia, máster en Derecho Administrativo y especialista en Derecho Constitucional, señala que frente a la arrolladora y persistente oferta telefónica de tarjetas, el potencial consumidor no debe ser impulsivo al decidir.

El usuario debe anotar mensualmente los pagos que va realizando con la tarjeta frente a los ingresos mensuales que dispone y jamás gastar más de lo que gana.

Tiene derecho a que la entidad financiera le entregue un ejemplar del contrato que suscriben, ahí están los compromisos que son ley para las partes, y en caso de un inconveniente se aplican las cláusulas pactadas.

La experta advierte que la Ley no reconoce como válidas las cláusulas que permiten al proveedor del servicio la variación unilateral de las condiciones del contrato, el cual no debe quedar con espacios en blanco. (ACR)-(I)

DATO

La tarjeta puede salvar de apuros, pero debe ser en casos extraordinarios, cuando se vuelve cotidiano, es grave.

Boris Barrera,
experto tributarista

“Tarjeta es engañosa, da falso sentimiento de poder adquisitivo: gano 400 dólares, y mi crédito son 1.000, erróneamente creo tener capacidad mensual de 1.000”.

Ingrid Mogrovejo
experta tributarista

“El usuario puede reclamar cuando crea que se han efectuado débitos no autorizados por él a través del uso de la tarjeta. Use tarjeta por necesidad real”.