“Cinéticus”, una obra de luz, de movimiento y colores luminosos

Federico Vega está satisfecho con lo hasta ahora logrado en su trabajo y para mostrar su evolución en las técnicas y creaciones,

524
Federico Vega durante el trabajo de instalación de las obras que se exponen desde esta noche. LCC

El acero galvanizado es la materia prima para las obras de arte. Las técnicas aplicadas para transformar estas planchas plateadas en expresiones estéticas de colores brillantes nacieron de su ser. La práctica le llevó a crear una escuela propia que ya tiene más de 30 años.
Federico Vega está satisfecho con lo hasta ahora logrado en su trabajo y para mostrar su evolución en las técnicas y creaciones, hoy, a las 19:00, inaugura su muestra “Cineticus”. En las paredes de la Galería de la Alcaldía lucen sus creaciones plasmadas en el último año.

Luz y movimiento

“Cineticus” se titula esta muestra que tiene relación con el movimiento, con el arte contemporáneo surgido de la abstracción y basado en el carácter cambiante de la obra, en su movimiento aparente. Si va la galería observe cada obra, movilícese en función de cada una y verá que la experiencia es de una dinámica diferente. El artista utiliza medios como la luz para ver la profundidad.
La colección 2019 tiene dos tendencias: los árboles con follajes y aves y los círculos cinéticos, los espirales. Los primeros son expresiones de exquisita figura y textura. “Árboles del poeta que se deshojan en versos” se llama un cuadro en gran formato de fondo azul, que retrata un árbol que se desnuda, sus ramas se extienden como resortes y las hojas vuelan con el viento.
La figura y los colores atrapan no solo la mirada, la atención, la emoción. Son tintes estudiados y preparados prolijamente por el artista,hasta conseguir la transparencia necesaria para lograr la profundidad y la tercera dimensión.

Proceso

Tras cada obra hay un proceso complejo que va desde la limpieza profunda de la plancha de acero para que no tenga impurezas. Cuando está lista, el artista toma las gratas, herramientas metálicas también creadas por Federico y que pueden ser lijas metálicas o instrumentos eléctricos en forma de amoladoras.
La magia de todas estas creaciones es que no tienen bocetos. Vega es de los creadores que va directo al trazo sobre el metal de lo que concibe en su mente. Nada de dibujos previos y ahí está otra de las destrezas bien desarrolladas por el artista, el no derecho a equivocarse.
De “30 años y un día”, ese es el tiempo que el artista de “Cineticus” confiesa cuando le preguntan sobre la trayectoria en su trabajo, incluyendo en ella la concepción y tratamiento de los colores, dorados, bronceados, azulados, rojos.
En su obra cuenta el captar la luz del ambiente, por eso su laboratorio es un cuarto cerrado y con una temperatura mayor a los 17 grados y que no exceda de los 20. Ambiente ideal para lograr el color deseado. La muestra estará abierta por un mes (BSG)-(I).

Temática

Hay obras donde se ven, y como parte de los colores, los óxidos que resultan de un ligero maltrato a la plancha, de los martillazos que recibió para conseguir el proceso deseado.
No es fácil despegar los ojos de los ramajes dorados, de las frondosidades que reflejan esa riqueza natural de la Costa, la Sierra o la Amazonía ecuatoriana.(I)
Hay ramajes que no están solos, se acompañan con los colibríes de alargado pico o con búhos, estos últimos se logran aplicando la técnica del grabado, lo que da una característica miscelánea a la propuesta.(I)