Cierre de vías

653

Las noticias son preocupantes: varias vías interprovinciales del Azuay, tienen daños graves que impiden -en unos casos- y vuelven irregular; en otros, la comunicación con otras provincias. Durante la semana pasada una roca de gran tamaño taponó la Cuenca- Molleturo Naranjal y, además, hubo daños en otros tramos de la vía. La carretera que comunica con la provincia de El Oro, quedó igualmente interrumpida por un deslizamiento de tierra que obligó a tomar otras vías con gran pérdida de tiempo. Finalmente la Panamericana norte en el tramo ente El Descanso y Biblian tiene varios daños. No es un decir, que estamos incomunicados o que tenemos serios problemas. Es una realidad trágica del austro ecuatoriano.
Durante los últimos años, el estado ecuatoriano invirtió grandes sumas de dinero en carreteras, pero lo hizo solamente en pocas regiones, especialmente en la Sierra centro y norte. Algunas de ellas eran necesarias y es bueno que se las haya construido en unos casos y mejorado, en otros. Pero, hay casos de vías tremendamente costosas que se encuentran entre las más caras del continente por kilómetro. Sobre ellas están pendientes investigaciones de corrupción. Hay casos de vías de primer orden de seis carriles, sub utilizadas en el norte del país, mientras en otras zonas, como en el Austro, las principales vías se cierran frecuentemente y tienen un solo carril en cada dirección.
El tema de fondo es el de una actitud injusta y centralista del estado y de los gobiernos, así como la falta de presencia de las autoridades y fuerzas vivas locales. El Ministerio de Obras Públicas hace lo posible para mantener estas vías en estado transitable, pero mientras no haya una decisión del gobierno para nuevas vías, las cosas seguirán igual. Hoy mismo cuando se aproxima el feriado de Carnaval, ese mal estado de las vías incidirá en la presencia de turistas que se verán privados de venir por la incertidumbre sobre el estado de las vías.