“Poesía Intermitente” rescata versos de Manuel María Ortiz

Cristina, la joven estudiante de literatura explora y toma “Faunia”, publicada en 1934 y “Bajo el sol de la morlaquía”, de 1944, que es un canto a la ciudad, para estructurar este libro que habla de lo fue la pluma y letra de Manuel María, un abogado, científico, matemático e investigador.

520
Cristina Flores, autora de la obra que reúne dos obras del poeta cuencano. PSR

Más allá de heredar y hacer prevalecer los genes, Cristina Flores Ortiz se apodera de dos obras de su abuelo materno, Manuel María Ortiz -un poeta olvidado como diría Silvia Ortiz- las saca del baúl del olvido y las pone en una publicación contemporánea a la que titula “Poesía Intermitente”, que se presentó en Cuenca.
Cristina, la joven estudiante de literatura explora y toma “Faunia”, publicada en 1934 y “Bajo el sol de la morlaquía”, de 1944, que es un canto a la ciudad, para estructurar este libro que habla de lo fue la pluma y letra de Manuel María, un abogado, científico, matemático e investigador.
Con los poemas escritos hace más de 70 y 80 años, Cristina propone “un texto lleno de nostalgia y solemnidad y eso porque el poeta que escribió esos versos no buscaba reconocimiento formal por ellos, más bien pretendía servir como lectura para sus allegados. Eso sabe su nieta, ella investigó hasta estar segura que antes de hacer públicos esos versos, primero los envió a sus amigos escritores quienes le impulsaron a publicarlos.
“Faunia” es un poemario que exalta, resalta ese amor a la vida, a los animales. Otra cosa es “Bajo el sol de la morlaquía”. Allí están y en forma de versos aspectos de la naturaleza y espacios que cautivaron a Manuel María. (BSG)-(I)