Estados Unidos sanciona a funcionarios de la cúpula de Maduro por actos de “represión y corrupción”

El Departamento del Tesoro anuncia el bloqueo de los bienes del ministro de la petrolera estatal PDVSA y del titular del Servicio Bolivariano de Inteligencia Militar, entre otros

1010
Foto: Cortesía

La batería de sanciones de Estados Unidos contra la Venezuela de Nicolás Maduro no cesa. El Departamento del Tesoro ha anunciado este viernes que sancionará a otros cinco funcionarios del círculo del “ilegítimo expresidente Nicolás Maduro” por estar involucrados en actos de “represión y corrupción”. Entre los afectados figura el ministro de la petrolera estatal Petróleo de Venezuela (PDVSA), Manuel Salvador Quevedo Fernández, calificado de “presidente ilegítimo” de la petrolera estatal venezolana en el comunicado y el titular del Servicio Bolivariano de Inteligencia Militar (Sebin), Manuel Ricardo Cristopher Figuera. Las sanciones incluyen el congelamiento de los activos y bienes de los funcionarios en EE UU.

El Departamento del Tesoro argumentó que los sancionados, a cargo de los aparatos de seguridad e inteligencia y de la petrolera, ayudaron a que el régimen Maduro reprimiera al pueblo venezolano. El resto de los afectados son el primer comisario del Sebin, Hildemaro José Rodríguez Mucura; el comandante de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala; y el director de las Fuerzas de Acciones Especiales de la policía, Rafael Enrique Bastardo Mendoza. A los cinco colaboradores del líder chavista se les bloquearán todos los bienes y activos que se encuentren en territorio estadounidense, y se prohíben las transacciones financieras con ellos.

Hace apenas una semana atrás el Gobierno estadounidense anunció la revocación del visado a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente, un órgano paralelo al Parlamento dominado por el chavismo. El dictamen llegó días después de que Washington diera a conocer otro paquete de sanciones, esta vez, dirigido a PDVSA. Las medidas, que intentan asfixiar la economía venezolana, incluían la congelación de los fondos de la compañía en EE UU, unos 7.000 millones de dólares (6.100 millones de euros). Este castigo supondrá a la petrolera estatal pérdidas en exportaciones por 11.000 millones de dólares el año próximo, según las estimaciones de la Administración de Donald Trump.

La intensificación de los castigos de Estados Unidos al régimen de Maduro se da en un contexto en que Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, es reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de medio centenar de países. Con el apoyo de la primera potencia mundial, Guaidó está intentando liderar un proceso de transición que incluye convocar y organizar unas elecciones presidenciales. Maduro ha rechazado esa opción mientras EE UU busca forzarlo a través de otras vías, como la económica. (EL PAÍS)