Hace 42 años las primeras motos atravesaron El Cajas

La aventura se cumplió del 16 al 23 de febrero de 1977, a través del camino de García Moreno.

4420
Los pobladores de Molleturo recibieron a los motociclistas calurosamente. Cortesía

Hoy se cumple 42 años del inicio de la travesía que cumplió un grupo de aventureros azuayos, la cual consistía en realizar por primera vez el recorrido: Cuenca – Molleturo – Naranjal en motocicleta.

De acuerdo al archivo de Diario El Mercurio, los motociclistas que pasaron a la historia al cumplir este arriesgado trayecto fueron: Jaime Salgado, quien emprendió este viaje a bordo de una motocicleta Yamaha 250 cc; Patricio Espinoza, Nicanor Merchán (Kawasaki 250 cc); Gregorio Cordero, Oswaldo Salgado y Pablo Carrión (Yamaha 175 cc).

El equipo de guía y abasto estuvo conformado por Luis Guevara, Marcio Cordero, Marcelo Espinoza, Jaime Guevara.

Nicanor Merchán, motociclista y andinista que formó parte del reto, recuerda que “escogimos una mala fecha para cumplir el desafío…Las lluvias se volvieron una verdadera pesadilla, los ríos estaban crecidos, claro, ahora ni se los siente porque se los pasa por unos modernos puentes; tuvimos que tensar una soga de un lado al otro para poder pasar”.

Otro de los recuerdos que se le viene a la mente es que “la carretera no llegaba más allá de Sayausí, donde Don Lizardo Guevara. Difícilmente ingresaba a ese punto un carro con doble transmisión…Desde ahí el camino era de herradura que sirvió por más de 100 años para los arrieros”.

Después vinieron retos mayores como la subida a El Cajas, a tal punto que “había que cargar las motos” hasta Tres Cruces. Salieron a las 05:00 y llegaron a Naranjal pasadas las 21:00, “muy mal físicamente”, teniendo que recibir atención médica.

El grupo de valientes motociclistas fueron recibidos cálidamente por la comunidad y el Padre Roberto Samaniego. (JMB) (D)

El último esfuerzo

Los motociclistas tomaron un merecido descanso en Naranjal. Recargaron energías y continuaron su trayecto por la carretera “Granda Centeno”, una trocha que difícilmente cruzaba un vehículo. “Seguimos el camino de herradura; soportamos intensos fríos al borde de la hipotermia”.

Los aventureros sacaron fuerzas de flaqueza para afrontar su último reto. “La planicie de Naranjal era llena de fango, tuvimos que ir empujando las motos…El alcalde también nos recibió para conmemorar el paso de las primeras motos por la Cuenca – Molleturo – Naranjal, que hoy se la usa para viajar a Guayaquil…La gente no creía que se podía viajar por el Nudo de El Cajas, fue una aventura de locos”. (JMB) (D)