Inquieta plan urbanístico para Pumayunga

El Concejo es el único que puede aprobar propuesta de planificación de vías y equipamientos.

860
A los habitantes del barrio Corazón de Jesús les preocupa que se reduzcan sus terrenos y no puedan construir. PSR

“Ya no queremos que se metan y nos quiten más terreno. Piensan que porque no hay nadie está botado y señalizan sin avisar…”, expresó Mercedes (nombre protegido), propietaria de un predio en el barrio Corazón de Jesús, del sector de Pumayunga, en la parroquia Sinincay.
Menciona que a inicios de año, personal de la Empresa Eléctrica Regional Centro Sur (EERCS) visitó el sector y colocaron señales junto a la vía, “en el interior de mi terreno”, que corresponden a una planificación para mejoramiento de alumbrado público.
Ella junto con algunos vecinos del barrio comentaron que hay un plan para ampliación de vías y otras obras. Pero la preocupación surge porque sus terrenos se verían afectados.
“Hace varios años por ampliar la vía ya se llevaron parte de nuestro terreno y sin avisarnos…no queremos que eso pase nuevamente”, señaló.
Al respecto, Fanny Ochoa, directora general de Planificación Territorial del Municipio, explicó ayer que existe una propuesta denominada “Plan de Ordenamiento Urbano del Sector Pumayunga y Áreas Aledañas”, que se ha realizado desde el 2014.
La planificación abarca unas 500 hectáreas que incluye los sectores: San José, Jesús del Gran Poder, Chictarrumi, María Auxiliadora, Yanaturo, Minas, El Progreso del Cebollar, Pumayunga Bajo, Pumayunga Alto o El Verdillo, Corazón de Jesús, El Carmen, entre otros.
Frente a la preocupación de los habitantes por sus predios afectados, Ochoa mencionó que hay varios tipos de afectaciones.
La primera corresponde a las características de los terrenos, es decir, se hace un estudio del suelo para determinar si tiene riesgo de construir o no en el lugar.
Mientras las afectaciones que establece la Municipalidad tienen que ver con la ampliación del ancho de una vía, que “afectaría” a los dueños de predios cuyo frente den a las carreteras, o cuando se planifica para implementar servicios o equipamientos como: casas comunales, parques barriales, mercados, áreas para vivienda de interés social,entre otros.
La directora señaló que si, por ejemplo, un terreno está afectado para construir un parque barrial, primero se hace una reserva de suelo, luego se hace la declaratoria de utilidad pública y posteriormente se cancelará la indemnización al propietario de acuerdo al precio que establece la ley.

Aprobación

Fanny Ochoa reiteró que la planificación “no entrará en vigencia mientras no se apruebe por el Concejo Cantonal…” que es el único que tienen la potestad de aprobar.
Sin embargo, se analiza la posibilidad de aprobar la planificación del sector de Pumayunga que está colindante al área urbana de Cuenca, dejando intacto el área norte que sería El Verdillo, Pumayunga Alto y otros.
La directora advirtió que los habitantes de Pumayunga conocen sobre la propuesta de planificación y varias personas ya han construido inmuebles en donde posiblemente se abra una vía, en ese caso, lo que ocurrirá es que cuando se apruebe la planificación, el Ayuntamiento tendrá que indemnizar a los propietarios.
Pero, si se construyó una vivienda y un ciudadano lo hizo con los permisos respectivos, podrá solicitar una replanificación, de lo contrario se aplicará la ley. (PVI)-(I)

Certificados claves

Adrián Rodríguez, presidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Azuay, recomienda a las personas que antes de comprar un terreno exigir el Certificado de Afectación y Licencia Urbanística, que es el documento que avala lo que se puede hacer en el predio como: retiros, altura, lotización o si se puede construir o no.
“Nadie debe vender o comprar un terreno sin tener este certificado para no tener problemas en lo posterior porque hay una afectación municipal…”, dijo.
Otro documento importante es el Certificado de Historial y Gravamen que entre el Registro de la Propiedad, que certifica que la propiedad no tiene prohibición de enajenación, hipotecas u otro.
Rodríguez aseveró que todos los corredores de bienes raíces están obligados en asesorar a sus clientes en estos temas. (PVI)-(I)