El invierno restringió el tránsito en dos vías: la Sígsig-Chigüinda-Gualaquiza y la Minas-Tablón-Pucará

La creciente de ríos y la caída de material restringió el tránsito en las rutas a Gualaquiza y el cantón Pucará.

1985
Otra vía afectada por el invierno es la Minas-Tablón-Pucará, ayer cayeron grandes piedras en la zona de Cebadillas.(Cortesía)
El Churuco es un tramo muy crítico por su estrechez, ayer se formó un embudo con traylers, buses y vehículos pequeños.(AZD)

VIALIDAD

Viajar al Oriente sigue siendo aún una aventura llena de incertidumbres, sobre todo en época de lluvias, más aún cuando existen ríos sin puentes o éstos últimos son muy pequeños. Es el caso del río Negro que ayer amaneció sumamente caudaloso y se desbordó en la parroquia La Pradera, del cantón Gualaquiza de la provincia de Morona Santiago, dejando inhabilitado el paso.

Sin embargo, la necesidad de viajar, hizo que se los usuarios empiecen a tomar la ruta alterna de lastre, misma que fue habilitada hace unos meses por el Municipio de Gualaquiza, por la zona de El Portón, evadiendo el paso por el río Negro.

En medio del aguacero y la neblina, y el agua que salpicaba de cada trayecto del talud cual chorreras, los viajeros hacían sus esfuerzos por avanzar y llegar a su destino, lo unos hacia Gualaquiza y los otros hacia Sígsig, con el temor de que aquellos deslaves activados que tenía taponado la mitad de la calzada, a poca distancia de Granadillas, cierre totalmente el paso.


Los deslaves también amenazaban este miércoles con impedir la circulación vehicular, a corta distancia de Granadillas.(AZD)

La parte más crítica especialmente en temporada de invierno, a más de la creciente del río Negro donde aún no se construye el puente por parte del MTOP, es el tramo del Churuco, ubicado a pocos kilómetros del límite entre Azuay y Morona Santiago, un trayecto por demás angosto que tampoco ha sido todavía sometido al ensanchado y asfaltado.

Los deslaves también amenazaban este miércoles con impedir la circulación vehicular, a corta distancia de Granadillas.(AZD)

Este miércoles, en medio de temor, por un lapso de media hora, 4 trayler que transportaban tubería para la minera concesionaria del proyecto Cóndor Mirador ubicado en la parroquia Tundayme, del cantón El Pangui, provincia de Zamora Chinchipe, se quedaron atravesados mientras a cada extremos dos buses y vehículos pequeños pugnaban por seguir su ruta.
Y es que dos de los trayler que avanzaban a Gualaquiza, decidieron regresar para dar la vuelta por Loja, pero al conocer del paso alterno, optaron por retomaron la ruta en este tramo tan angosto, junto a los otros trayler.
La reconstrucción de esta carretera interprovincial está a cargo del Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Transporte y Obras Públicas; la longitud es de 89,9 kilómetros, se estima que en el año la utilizan unos 57.000 usuarios que transitan desde Gualaquiza a Cuenca y viceversa.
La inversión del Estado, según el contrato con la constructora Sinohydro es de 65`472.913 dólares.
Estudios
Según el MTOP, hace falta nuevos estudios para el puente sobre el Río Negro, ya que se trata de una zona con suelo frágil. La gente deberá seguir supeditada a lo que determine la naturaleza, ya que cuando crece es imposible pasar y la única solución es esperar que baje el caudal.
La obra está bastante avanzada pero hace falta que sea concluida, sin embargo, también está pendiente otro tema, el paso lateral en el centro cantonal de Sígsig, en la provincia del Azuay.
Se estima que el paso costará unos cinco millones de dólares, pero no está considerado en el contrato. Sin embargo las autoridades sigseñas insisten en que se ejecute esta obra ya que se trata de una vía interprovincial que implica el paso de vehículos livianos y pesados, y eso es un problema para la urbe ya que genera vibraciones en las edificaciones, poniendo en riesgo especialmente aquellas casas patrimoniales.
Inclusive se denunció hace unos meses, el daño prematuro que ha generado el paso del transporte pesado por la ciudad de Sígsig, en la calzada de algunas calles que fueron asfaltadas por la Prefectura del Azuay.

Otras vías
Según el MTOP, la vía Cuenca – Molleturo – El Empalme está habilitada; hay deslizamientos en los Km. 88 y 91 pero hay desvíos. La Gualaceo – Plan de Milagro está inhabilitada desde noviembre de 2018 por inestabilidad en el talud, en Ingamullo II (km 11). La Paute – Guarumales – Méndez: parcialmente habilitada, hay desprendimientos de material en San Pablo, el tramo es de competencia de CELEC. (AZD)-(I)
DATO

La vía está reconstruida en un 85%, está pendiente la construcción de los puentes sobre los ríos Negro y Selva, y ensanchar El Churuco.

BREVES

* La vía Minas-Tablón-Tablón-Pucará, también resultó afectada con las lluvias de estos días, ayer grandes piedras y fragmentos de roca, cayeron sobre la calzada, impidieron la circulación normal de los vehículos.
El trayecto donde se presentaron los inconvenientes es en la zona de Cebadillas. Hasta marzo, la empresa Fopeca, contratista del MTOP, mantiene maquinaria en la zona para limpieza, hasta que se dé la entrega definitiva de la obra.

* Los trabajos en la Sígsig-Chigüinda-Gualaquiza, se han venido ejecutando por la empresa subcontratista Fopeca, en el corto trayecto que falta asfaltar, desde el límite con Azuay, en adelante, el cual estaba casi listo para asfaltar, sin embargo ahora está deteriorado por las lluvias. Es e señalar que, entre este tramo, se ubica trayecto álgido por su estrechez, El Churuco de 1.6 Km., mismo que sigue intocable y ahora en pésimo estado.
24
Meses de plazo se fijó para la ejecución de la reconstrucción de la Sígsig-Chigüinda-Gualaquiza; los trabajos iniciaron en septiembre de 2014.