Caída en la exportación de las manufacturas y rosas

El sector manufacturero del Azuay enfrenta hoy una desaceleración bastante marcada en sus exportaciones, señala Fedexpor.

730
Flores que se producen en el austro del Ecuador. ACR

El segmento flores registra decrecimiento del 5%

Preocupa desaceleración

Exportador, industrial y académico, todos los mercados son clave, pero la mira es EE.UU.

El sector manufacturero del Azuay enfrenta hoy una desaceleración bastante marcada en sus exportaciones. Este segmento económico creció en 2018 a la mitad del ritmo, en comparación a 2017.

Esta realidad hace que productos que generan tan alto valor agregado, en la medida en que no pueden crecer, comprometan el nivel de crecimiento general de las exportaciones no petroleras del Ecuador, advierte Xavier Rosero, gerente técnico de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

Alerta que no solo este giro de negocio les preocupa, sino otros de envergadura tales como: flores, café, conservas de atún y enlatados de pescado que han empezado a marcar un ritmo muy fuerte de desaceleración en su crecimiento, inclusive una caída.

Este hecho lo confirma Juan Vélez, representante de Asofloraustro; revela que “hay un decrecimiento de un 5 % en general en las exportaciones de flores ecuatorianas”.

Esto nos llama poderosamente la atención porque quiere decir que la situación de competitividad interna que tienen los sectores de exportación no ayuda, no abona a superar la realidad, lamenta el vocero de Fedexpor.

Mercados

En algunos mercados, productos tradicionales como el banano, por ejemplo, crecen en promedio, pero, en los principales centros, como Estados Unidos, (EE.UU.), la situación del banano es bastante crítica.
Siendo EE.UU. un mercado con el que Ecuador comparte la misma divisa y que no podamos crecer, mientras Costa Rica, Honduras, El Salvador, Colombia y Perú suben en exportaciones “nos debe levantar la alerta”.

Rosero puntualiza que es clave solucionar el problema de la competitividad. Julio César Benalcázar, directivo de la Cámara de la Pequeña Industria del Azuay (CAPIA), dice que mejorará la situación “con innovación y diferenciación, porque si se trabaja por estrategia de costos es muy difícil ganar mercado”.

Xavier Rosero sugiere revisar el entorno de las políticas que pueden darle un ambiente mucho más competitivo para que las empresas posicionen mejor el producto.
Felicita los acercamientos que el Gobierno hace con otros países para ampliar la oferta de destinos. Pero le recuerda que es importante asegurar las condiciones de acceso a los principales mercados como EE.UU.

Esto lo sabe el analista en Comercio Exterior, Antonio Torres, docente de la Universidad del Azuay (UDA). EE.UU. es el principal destino de las exportaciones no petroleras y sin embargo es un país con el que no tenemos acceso preferencial: atún, rosas, brócoli, mangos, algunas frutas y parte de la agroindustria, para entrar allá, pagan aranceles entre el 7 y el 35 %, lo cual le resta competitividad y pueden dejar fuera de competencia al producto ecuatoriano. (ACR)-(I)


Perspectiva general 2019

* El crecimiento 2019 no necesariamente sería mayor al que el sector exportador tuvo durante 2018, esto ubica una proyección de crecimiento entre el 4 y el 5 % a las exportaciones no petroleras en el transcurso de este año.
* La realidad podría modificarse, a criterio del gerente técnico de Fedexpor, si es que se atiende al sector exportador para que gane más competitividad, en la medida en que existan mayores espacios de dotación de medios.
* Este solo enfoque de atención a la competitividad, puede cambiar la realidad y las exportaciones crecerían al ritmo de nuestros competidores, que es de dos dígitos: Perú cerró 2018 con un crecimiento superior al 10 %; Colombia, al 12 %, por ejemplo. (I)