La prevención es la clave para curar cáncer

Según registros de SOLCA Cuenca 2012-2016, el cáncer de cuello uterino ocupa el segundo lugar, luego del cáncer de tiroides.

1049

El cáncer representa un problema de salud en el mundo, pues los casos son muy frecuentes. Sin embargo, esta enfermedad se puede prevenir y curar, siempre que se diagnostique a tiempo.
En el Día Mundial del Cáncer, que se conmemora hoy, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), invita a la población a prevenir esta enfermedad, con énfasis en el cáncer cervicouterino que es el tercer tipo de cáncer más común entre las mujeres de América Latina y el Caribe.
Esta patología se caracteriza por presentarse en mujeres con una media de 50 años de edad, explica Miguel Jerves Andrade, oncólogo clínico del Instituto del Cáncer de SOLCA.
Pero cada vez se ven mujeres más jóvenes con este problema dice el galeno y acota que “si toda mujer acudiera a sus controles anuales y se hiciera los exámenes necesarios, la enfermedad se diagnosticaría en etapas preoncológicas, es decir, cuando todavía no es maligno”.
En nuestro medio, en la mujer los cánceres más frecuentes son: tiroides, seguido del cáncer de cuello uterino o de cérvix y en tercer puesto el de mama.

Causas

Hay varios factores que pueden provocar un cáncer de útero, pero la principal es el Virus del Papiloma Humano (VPH) que se contrae a través del contacto sexual y que produce un cambio en las células sanas.
Jerves señala que para poder reproducirse, el VPH se incorpora en las células sanas y les hace que se vuelvan malignas, para esto se reproduce y así tiene el hábitat adecuado para sobrevivir.
Primero cambia la forma de la célula, luego se defiende y cambia sus características y posteriormente se convierte en un carcinoma.
En esta etapa el cáncer es curable con métodos sencillos como la cauterización, es decir, quemando el pedazo, congelándolo con hielo o extirpando la zona afectada, detalla Jerves.
Estas primeras lesiones tardan mucho tiempo en desarrollarse y hay un periodo para controlar la patología.
Solo cuando la enfermedad ha invadido localmente, se ha ido a los ganglios y el tratamiento quirúrgico no consigue la curación, se debe aplicar radiación y quimioterapia, que logran curar la enfermedad pero en menor porcentaje.
“Cuando el cáncer se ha diseminado a otros órganos el tratamiento es paliativo, en donde la quimioterapia y los anticuerpos han logrado controlar la enfermedad pero no curarla”, menciona el médico.
Los síntomas iniciales son como los de cualquier infección vaginal, con secreción, a veces con sangre. Pero es más tarde cuando la secreción tiene mal olor y el dolor aparece en etapas tardías, por lo que, al tratarse de un enfermedad causada por el VPH, Jerves recomienda a toda mujer a cualquier edad y que tenga un contacto sexual, realizarse un control ginecológico anual, como el examen de papanicolau para diagnosticar la afectación a tiempo.
El especialista recalca que esta es la principal forma de prevenir el cáncer de útero. (PVI)-(I)

Los controles deben ser anuales

SOLCA tiene un laboratorio en donde se detecta el Virus del Papiloma Humano (VPH). LCC

Mónica (nombre protegido) de 44 años de edad, fue diagnosticada con cáncer de útero de primer grado, cuando tenía 42 años.
Cuenta que todo fue por “casualidad”, cuando acudió a una clínica para tratarse una infección intestinal causada por una salmonelosis.
Como parte del control, los médicos le hicieron un chequeo general que incluía un papanicolau y luego una colposcopia, que consiste en un examen visual del conducto vaginal y del cuello del útero.
El cáncer estaba al inicio del útero, así que los médicos congelaron la zona afectada y la extirparon.
Posteriormente, Mónica inició el tratamiento con medicación y controles médicos cada tres meses, luego cada seis meses. Ahora acude cada año para una revisión.
“Aprendí que hacerse un papanicolau cada año es sagrado. La prevención es lo primordial ya que la salud está primero…”, opina.
Por esto, sugiere a las mujeres y personas en general, acudir al médico anualmente para realizarse un chequeo general y no descuidar su salud. (PVI)-(I)