Vicisitudes de mediadores en XIV edición de la Bienal

El ojo de la crítica en arte ha centrado su atención en la muestra de la Bienal. Voces jóvenes, voces experimentadas se manifiestan en los libros de registro y en las redes sociales.

893
La afluencia a los espacios expositivos de la Bienal se incrementó en los últimos días de esta XIV edición. PSR.

¿Dónde está el arte? Más de una vez, Esteban López enfrentó ese momento a veces difícil, a veces ambiguo, porque la respuesta tenía que ser coherente. Con voz provocativa, algunos visitantes preguntaban ¿Dónde está el arte? El tino fue la estrategia.
Los mediadores de la XIV edición de la Bienal de Cuenca -que se clausura hoy a las 20:00, en el Museo de Arte Moderno- han sido testigos y protagonistas de anécdotas. Gente que en franca contraposición a las obras de la bienal presentaron su rechazo, y gente que, en busca de un arte más relacionado con el mundo de la pintura, la escultura, encontró obras que no caben en su percepción.
Dos meses y algo más mediando, acercando, poniéndose entre el espectador y la obra con su autor. Días y más días enfrentando a público curioso y público furioso. Los tintes de violencia verbal, psicológica, o contra la institución, la organización, los mediadores, y los cuestionamientos sobre si lo que se muestra es arte o no, matizaron el trabajo. No se podría definir si ser mediador fue fácil o difícil, pero si de algo están seguros la mayoría de ellos, es que fue un proceso de aprendizaje.
Las reacciones de los espectadores han sido diferentes, sobre esto Cristóbal Zapata dice: “Creo que la primera impresión del público no especializado frente a las expresiones contemporáneas es de un cierto extrañamiento o desconcierto. Y es allí donde el trabajo de los mediadores fue fundamental para interceder entre la obra y el espectador, generando una dinámica de diálogo e intercambio”.

100 mil visitantes aproximadamente

Altos y bajos en la asistencia. La avalancha de los primeros días, el bajón en Navidad y el interés de muchos que dejaron la visita para el último. Hasta le fecha, la Bienal registra más de 40 mil visitas, esa cifra se revela a través de los registros de visitantes que inscribieron su nombre en los cuadernos de asistencia dispuestos en cada sede.
Ese dato entrega una proyección estimada de al menos 100 mil personas que vivieron la experiencia de la Bienal, pues hay varias obras en el espacio público, en zonas de alta circulación (Plaza Cívica, San Blas, San Sebastián, Mercado 10 d Agosto y Plazoleta de San Roque) que inevitablemente fueron objeto de expectación de los transeúntes.
La crítica
El ojo de la crítica en arte ha centrado su atención en la muestra de la Bienal. Voces jóvenes, voces experimentadas se manifiestan en los libros de registro y en las redes sociales.

“Toda la diversidad de obras enriquece a la Bienal, eso es algo normal. Pero, partiendo del concepto curatorial “Estructuras Vivientes: el arte como experiencia plural”, al tener 23 sedes se hace muy plural. El trabajo curatorial estuvo bien, tanta sede confunde, no hay una línea, ni algo que direcciones esa pluralidad”, es la visión del joven artista Carlos Heredia.

El arte contemporáneo despierta curiosidad e interés en el público, cada vez el número de gente que quiere vivir la experiencia con estos lenguajes es mayor, argumenta la Bienal.

La tarea de los mediadores fue decisiva en la participación e interés de los visitantes clasificados –por decirlo así- en: estudiantes de secundaria, universitarios y escolares, con delegaciones de muchas universidades del país. Alrededor de cien grupos de estudiantes han visitado las sedes de la Bienal, muchos de ellos agendados desde la organización. En términos de procedencia, se dice que entre un 50y 60% del público es nacional y el otro extranjero.

Cristóbal Zapata señala que los espectadores llegarían a 100.000 en esta edición 2019. PSR

El concepto de mediar

“Mediar es ver la vida a partir de una obra arte”. Después de un ejercicio tan experimental y práctico desarrollado en este tiempo, mejor definición no podría dar Jorge Luna. Más que explicación –se dice que el arte no se explica- los mediadores aproximan y aproximaron a los espectadores, a cada uno de los componentes de esta edición.

La decisión e iniciativa de la Bienal por generar, antes de abrir la muestra incluso, un elemento pedagógico con mecanismos o lenguajes que aproximen a las personas a lo expuesto deja resultados, pues la creación artística está para disposición de los públicos.

Mediar fue rotar, cambiarse de un espacio a otro y no caer en la monotonía. Del Museo Puampungo, al Museo Municipal de Arte Moderno a la Escuela Central, al Museo de las Conceptas, los lugares más visitados. Una cosa es mediar con uno y otra en grupo; con lo segundo, la táctica de guía fue el juego, una estrategia participativa y convincente, Antonio Chimarro vivó así su tarea.

¿Habrá una sistematización de las respuestas de los espectadores para tomar en cuenta en la organización de próximas ediciones? Cristóbal dice: “no exactamente de los espectadores, sino de un público más entendido en el tema. Hemos seguido con enorme atención las opiniones y juicios vertidos por críticos, artistas y curadores. Hemos dialogado con ellos, los hemos inquirido sobre su percepción del evento”

La recepción del evento dentro y fuera del país ha sido estimulante. Más allá de esos resultados, Zapata sabe que hay varios asuntos vinculados a la infraestructura de la entidad que deben atenderse y resolverse en el futuro, estima imprescindible involucrar al Estado y a la empresa privada de un modo más directo con la Bienal. (BSG)-(I).

Carlos Heredia no concibe que la Bienal y la Facultad de Artes no tengan conexión. PSR.

DETALLES

-La XIV edición de la Bienal de Cuenca se abrió el 23 de noviembre.

-Más de 40 artistas de Ecuador y el mundo participaron en esta edición.

-Jesús Fuenmayor, es el curador general. Félix Suazo el curador pedagógico.

-Erick Beltrán, Julien Bismuth y Aana Guedes, ganaron la Bienal.

-Juliana Vidal alzó el Premio Parí.

-Santiago Reyes, Adrián Balseca en colaboración con Karla Solar, Ishmael Randal y Manuela Ribadeneira se llevaron Menciones de Honor.